Contiene perfectamente desmenuzadas todas las recetas del libreto de Da Ponte, en el cual se basó Mozart para su gran ópera

Alguna vez y en fecha pretérita le presenté aquí una columna titulada, “A la tabla con Mozart.” La tirada de naipes de esa columna estaba ancilada en el libro “Cenando con Mozart” de la autoría de la investigadora Juana Barría Aguiló (Gijón, Asturias), quien ha publicado un par de volúmenes al respecto, entre ellos, “Los itinerarios gastronómicos del Capitán Cook” (Finalista del Premio Sant Sovi en 2001), para la editorial ibérica, Robinbook. Libros y editorial con especial acento en la gastronomía. 

Pues bien, ha dispuesto el destino y el azar encontrar en una librería bien surtida en alguna ciudad del bajío mexicano a las cuales soy tan afecto, topar con una colección de libros para editorial Siglo XXI de España, los cuales tienen como motivo principal explorar la gastronomía a través de la música y la literatura. Entre los títulos ya publicados figuran: “Un festín para Papageno”, “Un festín para Aída”, “Un festín para Lady Macbeth” y “Un festín para don Giovanni.” Los libros cuestan una pequeña fortuna al ser de España y traerlos desde la madre patria. He adquirido uno y los otros, los dejé separados. Espero pronto invertir en un viaje aunque sea rápido e ir por ellos. Pero caray, ya estando en esos lugares, todo se antoja.

Como se antojan todos los platillos que aquí aparecen. Sí, efectivamente, “Un Festín para don Giovanni” está armado en base a la ópera “Don Giovanni” de Wolfgang Amadeus Mozart. Los autores son un par de académicos y musicólogos italianos, Francesco Attardi y Elisa de Luigi. La espléndida edición lleva ilustraciones de Sonia Alins. El volumen contiene perfectamente desmenuzadas todas las recetas del libreto de Da Ponte, en el cual se basó Mozart para su gran ópera. En la presentación, deletrean los autores: “… los delitos de don Giovanni que le llevan a hundirse en el infierno no son pecados de la carne sino pecados… de la gula. Desde el primer al segundo acto hay un sucederse ininterrumpido de festines y banquetes que el libertino, como gran señor, manda que le sirvan…”

Aquí desfilan recetas  españolas, italianas, turcas, francesas. Los autores no dudan en bautizar esta ópera, como una “orgía de sabores y aromas, un erotismo del paladar y del estómago que constituyen los únicos placeres que logra concederse plenamente y los únicos pecados que en realidad comete.” Lo anterior en franca contradicción con el espíritu amoroso y pecador del enamoradizo de Giacomo Casanova quien inspiró el personaje de don Giovanni. Se cuenta incluso, que Casanova fue al estreno de la ópera.

Aquí hay un desfile de platos y bebidas de antología: bocados de gigante, faisán “Grand seigneur”, “Brasato al Marzimino”, Monte de Venus, Farfolloni amorosi” y un largo etcétera. Entre serios y divertidos, los autores le dan una clasificación a cada bocado y receta: el dibujo de un corazón para una receta provocativa, dos para una “receta excitante” y tres corazones para las recetas “altamente afrodisiacas”, las cuales dice, hay que disfrutarlas en “dulce compañía.” Libros de colección, sin duda. El perfecto matrimonio entre literatura, música y gastronomía.