Un claro ejemplo de un deportivo en toda la extensión de la palabra es el Ford Focus RS


Un claro ejemplo de un deportivo en toda la extensión de la palabra es el Ford Focus RS, un auto que con tan sólo verlo sabemos de lo que está hecho. Tiene una estética imponente y un desempeño aún más sorprendente, atributos que le alcanzan para considerarlo como el rey del selecto club “hothatch”.

Para que tengas una idea más clara de lo que te decimos, de acuerdo a las capacidades que ofrece esta tercera generación del Focus extra deportivo, al día de hoy ningún otro miembro de su categoría (Volkswagen Golf GTI, Renault Clio R.S., SEAT León Cupra y Peugeot 308 GT, entre otros) ofrece el poder de 350 caballos de fuerza que contiene el motor de cuatro cilindros de esta versión RS del “hatch” compacto de Ford.

Pero no solo su potencia es lo sorprendente en este Focus endemoniado, pues con ayuda de su tracción a las cuatro ruedas logra el 0 a 100 km/h en 4.6 segundos, que si lo analizamos, es solo dos décimas arriba de las cifras que logra el Porsche 718 Cayman, el cual tiene la misma potencia que el “hothatch” de Ford, e iguala los números de aceleración del Mustang con su enorme motor de 8 cilindros.