En materia de acceso a la información y de protección de datos personales el panorama normativo se ha ajustado en reiteradas ocasiones durante los últimos 15 años, resultado del carácter progresivo de estos derechos y de las circunstancias y presiones sociales que así lo han exigido.

Los cambios han sido positivos para la democracia y permitido refrendar el liderazgo que el país tiene en estas materias a nivel internacional. Sin embargo, no se puede negar que existe un contraste entre este ejemplar marco normativo que mexicanas y mexicanos hemos ido construyendo frente a las percepciones y realidades con respecto a los actos de corrupción, de impunidad y de opacidad de los que tenemos noticia diariamente.

A pesar de la voluntad política e institucional existentes, el marco legal que determina estas materias no en pocas ocasiones ha sido rebasado por las circunstancias, los tiempos, la tecnología y las propias dimensiones de los malestares sociales. Aún, el espíritu detrás de cada cambio ha sido el mejorar las medidas disuasorias de conductas y prácticas nocivas en materia de los derechos que el Inai tutela, así como el empoderar a la sociedad. Es necesario seguir avanzando con la confianza de poder ser más contundentes en las acciones que mitiguen las percepciones y realidades negativas.

El esfuerzo más reciente en este sentido fue la publicación de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados el pasado 26 de enero. Ésta ataja el vacío que existía en el tema ya que, si bien existía una normativa para la protección de datos en posesión de particulares, no había una que abarcara a las personas físicas o morales o sindicatos que reciben o ejercen recursos públicos. El sonado caso en medios de la venta de la base de datos del padrón electoral es uno de los que ilustra el problema que puede resultar de no tener regulada la materia.

Una vez publicada la ley, con la finalidad de atender la cascada normativa que se desprende de su publicación, de crear un piso parejo para todas y todos, y de cumplir con el proceso que la misma ley general marca, corresponde ahora a los Congresos estatales realizar las adecuaciones necesarias para contar con las leyes locales en la materia. En el mejor de los casos, es una oportunidad, como lo hemos mencionado en distintos foros, de innovar en lo local con propuestas que incluso vayan más allá de lo que dicta la disposición general, claro, sin contraponerla.

Se trata del mismo proceso que experimentamos en 2016 con la armonización de las leyes locales en materia de acceso a la información. En esta ocasión resulta preocupante que tan solo cinco entidades federales hayan presentado sus iniciativas de ley (Baja California, Oaxaca, Sinaloa, Quintana Roo y Zacatecas). Como referencia, cuando se trató de armonizar las leyes de acceso, faltando aproximadamente el mismo tiempo para que venciera el plazo marcado por ley, había ya 10 iniciativas de leyes estatales e incluso seis estados tenían ya su ley aprobada, y eso ya era motivo de consternación.

Durante la armonización normativa en ocasión de las leyes de transparencia y acceso a la información fue importante el apoyo de la Comisión Nacional de Gobernadores, del Sistema Nacional de Transparencia y de diversas organizaciones de la sociedad civil. Hoy necesitamos nuevamente sumar esas voces, jalar de nuevo juntos para lograr, no un favor, sino el cumplimiento en tiempo de una exigencia de ley y de la ciudadanía.

La de protección de datos es materia que resulta sensible para todos (en los últimos tres años la población ha manifestado en porcentajes arriba de 72% que le preocupa mucho o muchísimo la protección de sus datos personales). Por ello hago un llamado a los Congresos locales a valorar los tiempos, a tenerlos en cuenta en su favor y no legislar con los dedos en la puerta. Recordemos además que este paso es apenas el inicio de un largo proceso, falta el análisis de la normativa promulgada para que no contravenga lo ya establecido y sobre todo, la instrumentación que de las leyes se derive.

En el Inai estaremos muy atentos del avance. Confiamos nuevamente en el trabajo legislativo estatal para alcanzar esta nueva meta.

Twitter: @XimenaPuente