Arquitectura. El edificio principal del Planetario Alfa cuenta con un estilo único y que lo distingue de muchos otros recintos. | Foto: Especial
Aunque aún no hay detalles, ya es oficial que el museo ubicado en San Pedro Garza García, Nuevo León, cerrará sus puertas este año y para quienes no tendrán la oportunidad de conocerlo, esto es un vistazo a lo que por más de cuatro décadas ofreció

El 11 de octubre de 1978 el Planetario Alfa abrió sus puertas en la ciudad de San Pedro Garza García, Nuevo León, como un espacio dedicado a la divulgación de la cultura y la ciencia en particular, que por más de cuatro décadas compartió con generaciones de mexicanos y extranjeros muy diversos conocimientos.

Ahora, este 2020 y en plena pandemia de COVID-19 fue confirmada la noticia que por años se venía rumorando: el Planetario cerrará sus puertas. Así fue dado a conocer por varios medios este jueves y, de acuerdo con algunas declaraciones, los administradores del lugar darán más información al respecto este viernes.

El hecho no sido bien recibido por la opinión pública. Las personas que conocieron el recinto lamentan la pérdida de un espacio con sus características y otros tantos más, que no tuvieron la oportunidad de visitarlo nunca, comparten la pena.

Pero ya sea que estés entre los que lo conocieron o los que no, ante el inminente cierre de este espacio, aquí te recordamos algunos de puntos más emblemáticos del lugar, así como parte de los eventos que se llevaron a cabo en sus instalaciones y la huella que dejó en el país.

¿Qué pasará 
con todo esto?

Las colecciones de arte y objetos científicos, las réplicas de esculturas prehispánicas, y el destino de todo el inmueble en general está en el aire, pero de acuerdo con la primera información que se tiene parte de todo este acervo será donado a instituciones culturales neoleonesas, aunque aún no se determina cuáles.

Las especies animales que lo habitan continuarán siendo atendidas hasta que se determine el futuro de las instalaciones y en cuanto a estas el Grupo Alfa está por anunciar qué sucederá con el inmueble.

El museo

Construido pro los arquitectos Fernando Garza Treviño, Samuel Weiffberg y Efraín Alemán Cuello, posee una arquitectura singular: un cilindro inclinado único en su tipo e icono del Planetario.

Cuenta con cinco pisos que han albergado todo tipo de exposiciones, la gran mayoría de carácter interactivo —aspecto por el que ha destacado el Planetario desde sus inicios, como pionero en este tipo de museografía en México— y exhibe en su lobby el mural metálico monumental “El espejo” del artista mexicano Manuel Felguérez.

En sus diferentes niveles se han presentado exposiciones que difunden la historias y el valor de las culturas prehispánicas, el estudio de la física y hasta un par de exhibiciones hechas en colaboración con Lego, donde los niños —y adultos— podían jugar y aprender al mismo tiempo.

Además, en su lobby se encuentra el acuario, el cual alberga especias de zonas geográficas como el Amazonas, el Arrecife de Coral y el Lago Victoria.

El pabellón Universo

Fue inaugurado en 1988 para albergar el vitral “El universo”, del artista mexicano Rufino Tamayo, obra única al autor, pero en 2017 sufrió un incendio y la pieza fue trasladada a las oficinas del Grupo Alfa, mientras que el edificio fue destruido al año siguiente.

El jardín de la ciencia

Inaugurado en 1994 se trata de un espacio con juegos para niños donde pueden conocer distintos fenómenos de la física, mientras se columpian, corren y experimentan con palancas, poleas, cuerdas, y hasta el sonido.

En este recorrido podrás encontrar desde subibajas con los que puedes aprender sobre el funcionamiento de una palanca hasta un dispositivo parabólico que te permite rebotar tu voz para que tus amigos y familia puedan jugar y mandarse mensajes usando la acústica de una manera única.

Aviario

Creado en 1986 este recinto de la biodiversidad fue el primero en su tipo en Monterrey y el primero en México en dedicarse a la reproducción de aves. Cuenta con más de 300 aves, entre cisnes negros, diferentes tipos de patos y gansos y, sus más populares habitantes, pavo reales.

En específico el aviario resguarda especies como la gallareta de pico blanco, cerceta canela, pato tarro canela, pato de collar, pato de las carolinas, ganso hawaiano, ganso egipcio y el ganso corcovado.

Domo IMAX

Considerada una de las cinco mejores salas IMAX del mundo, y la primera en ser instalada en toda la Latinoamérica, cuenta con espacio para 389 personas y se han proyectado en ella filmes de divulgación de todo tipo, desde documentales sobre naturaleza hasta paleontológicos. Sus viajes por el mundo de los dinosaurios fueron de los eventos más significativos que tuvo esta sala.

Su pantalla esférica permite una experiencia inmersiva al espectador, que puede ver como nunca escenas donde la naturaleza y el hombre pueden contar historias de una manera especial y desde donde se pueden observar paisajes como el espacio exterior como en ningún otro lugar.

El observatorio astronómico

Originalmente este lugar fue llamado el Centro Cultural Alfa, en honor del Grupo Alfa, fundador del recinto, dirigido entonces por Eugenio Garza Sada, pero en el año 2000, con la inauguración de su observatorio astronómico, el cual cuenta con un telescopio Catadióptrico de 16" de diámetro de apertura y un telescopio Refractor de 3.14" de diámetro para observar objetos más grandes o cercanos, entre ellos el Sol, la Luna y las Pléyades.

Se trata de uno de los pocos observatorios públicos que hay en México.