Foto: MARCO MEDINA
Este libro busca acercar a los niños coahuilenses a la historia de los pueblos que nos precedieron

 “A la memoria de todas las naciones exterminadas que caminaron por donde nosotros caminamos ahora”. Así comienza el libro infantil “Los Niños del Mezquite”, escrito por Quitzé Fernández e ilustrado por Carlos Vélez, que narra la historia de Jamé, una niña huachichil cuando en las tierras que ahora habitamos vivían cientos de tribus nómadas.

Asesorados por Carlos Manuel Valdés, esta publicación de la Secretaría de Cultura busca acercar a los niños coahuilenses a su historia, la historia de los pueblos que nos precedieron, con un texto donde se narran las costumbres, los modos de vida y los rituales de estas antigua comunidades

En el marco de la Feria Internacional del Libro Coahuila 2019 se llevó a cabo la presentación del texto, a cargo de los tres hombres antes mencionados por introducidos por la titular de la SC, Ana Sofía García Camil, ante cientos de niños visitantes de escuelas de la región en el Foro de Escritores Coahuilenses.

“Está basada en nuestros antepasados, en todos esos grupos y tribus nómadas que vivieron en Coahuila y en todo el norte del país, y aquí la idea es hablar de ellos, hacerles un homenaje, porque todos estos grupos pues desafortunadamente se extinguieron, ya no los conocemos más que a través de los museos o de historias como estas”, comentó García Camil.

Durante el periodo de la Colonia los españoles que llegaron al norte del actual territorio mexicano para poblarlo, al encontrarse con estas tribus indomables decidieron exterminarlas, comenzando un proceso que continuó incluso hasta después de la Independencia, como ya denunció el dr. Valdés en su libro “Los bárbaros, el rey y la iglesia”, que presentó en la pasada edición de la FILC y quien, además, en la presentación de este martes señaló que sólo sobreviven menos de diez en todo el territorio nacional.

En su participación el autor agradeció la oportunidad para publicar este libro y el apoyo de Valdés y Vélez y contó durante su infancia recorrió los sitios arqueológicos con las huellas de estos antiguos pobladores, sin saber entonces qué era lo que estaba viendo, experiencia que lo motivó a escribir el libro, para dar a conocer estas historias entre niños coahuilenses.