¿Qué pasó una noche de febrero de 1964 cuando coincidieron en Miami el activista incendiario Malcolm X; el boxeador Muhammed Ali; el cantante Sam Cooke y el actor y jugador de la NFL Jim Brown? 

Esto es la base de la ópera prima como directora de la actriz ganadora del Oscar Regina King (a la Mejor Actriz de Reparto del 2018 por “Si la colonia hablara”, de Barry Jenkins) que bajo el título de “Una Noche en Miami” (“One Night in Miami”) se estrenó a nivel mundial el pasado fin de semana en Amazon Prime y la cual se suma a otros recientes estrenos en esta y otras plataformas de streaming de obras de teatro de autores afroamericanos que se han llevado exitosamente a la pantalla como ha ocurrido con “Barreras” (“Fences”), de Denzel Washington, que dio a ganar a la también afroamericana Viola Davis su respectiva estatuilla dorada en la misma terna del 2016, historia de la autoría de August Wilson de quien Viola también protagonizó el año pasado “Ma Rainey´s Black Bottom”, de George C. Wolfe. 

“Una Noche en Miami” está basada en la obra teatral de la autoría de Kemp Powers, quien también escribió el guion (y es además guionista y escritor de la película animada “Soul”, estrenada el mes pasado en Disney Plus), donde como bien lo comentamos al inicio de este comentario la noche del 25 de febrero de 1964, después de que el boxeador afroamericano Cassius Clay (Eli Goree, de las series “Ballers” y “Riverdale”) se convierte, contrario a los pronósticos, como campeón mundial de peso completo en el Centro de Convenciones de la ciudad de Miami y debido a las políticas de segregación de la época en lugar de poder festejar en público con todos sus seguidores acepta la invitación del activista Malcolm X (Kingsley Ben-Amir, de la serie “Peaky Blinders”), a pasarla en bajo perfil en un hotel. 

 

“Una Noche en Miami” está basada en la obra teatral de la autoría de Kemp Powers.

Sin embargo, lo que sucede en esa habitación de hotel es tan o más incendiario que fuera de ella, ya que la reunión además de ser “plan con maña” de Malcolm X para invitar a Cassius Clay a integrarse a la Nación del Islam de la que forma parte como musulmán, en ella coinciden también las leyendas del soul Sam Cooke (Leslie Odom Jr., de “Hamilton”) y el jugador de futbol americano convertido en actor Jim Brown (Aldis Hodge, de “El Hombre Invisible”), quienes desde sus respectivas trincheras han enfrentado la discriminación y racismo del momento histórico que viven y por lo tanto al intercambiar sus propias experiencias en esa reunión saldrán de ahí convertidos en los líderes de opinión o culturales que cimentarán las bases del llamado movimiento del “Poder Negro” de mediados y finales de los años 60. 

Con “Una Noche en Miami”, la actriz y directora Regina King se mantiene fiel a las convicciones de una digna y propositiva representación afroamericana como la que le hemos visto en proyectos como la mencionada “Si la colonia hablara” o la serie de HBO “Watchmen” que le dio a ganar por su cuenta un más que merecido Emmy el año pasado y en este caso al igual que esta última en la que la masacre real de Tulsa, Oklahoma, en 1921, es un importante elemento para la ficción que se nos cuenta en el contexto del mundo actual de la comunidad afroamericana en los Estados Unidos, “Una Noche en Miami” se vale también de personajes de la historia para crear una ficción que en la naciente administración del gobierno de Estados Unidos no podía ser más oportuna y necesaria para verse. 

No por nada, Regina y compañía ya se mencionan como posibles nominados al Oscar a lo mejor en cine del 2020, dado el retraso en la ceremonia de este año que permitirá se inscriban películas hasta marzo. 

Comentarios: galindo.alfredo@gmail.com; Twitter: @AlfredoGalindo