ARCHIVO
En su primer lustro de vida la Orquesta Filarmónica del Desierto de Coahuila ha comenzado a madurar un sonido propio y ha logrado tocar junto a grandes de la música

En enero del 2015 la Orquesta Filarmónica del Desierto (OFDC) tocó ante el público saltillense sus primeras notas. El conjunto contaba en aquel entonces con cerca de cuarenta miembros y un largo camino por recorrer pero a cinco años de eso, con grandes experiencias en su haber y más músicos en su plantilla celebrarán 2020 todo el año.

Su director musical, Natanael Espinoza, en entrevista con VANGUARDIA, habló sobre los aprendizajes que han tenido y de qué manera festejarán su primer lustro en los siguientes meses, con una programación que a su vez recordará a Ludwig van Beethoven en el 250 aniversario de su natalicio.

“De repente volteas y ya, cinco años”, recordó, impresionado, “la Filarmónica que comenzó con 48 músicos ahorita ya 65, ha tenido un balance positivo, en el repertorio, en el número de músicos, en la calidad y cantidad de público, en la gente, el público mismo, que se ha vuelto más activo, empieza a escuchar, a aprender, involucrarse, comenzar a escuchar las obras antes de ir a verlas”.

Recuerdo que cuando arrancamos actividades, por estas fechas, por ahí del 10 de enero, traíamos músicos de todas partes de la República y muchos extranjeros, sobre todo los que tenían más experiencia no acababa la primer semana cuando ya estaban pidiendo Cuadros de una Exposición y cuándo íbamos a tocar un Mahler”, continuó.

Reconoció que a pesar del nivel y la experiencia de los músicos la orquesta como tal no podía aún abordar temas tan complejos; su sonido grupal debía madurar poco a poco y así lo ha hecho a lo largo de estos años, al grado de que en 2019 pudieron interpretar piezas como Cuadros de una Exposición de Mussorgsky o la Sinfonía 9 de Dvorak.

Celebración. Natanael contó de qué manera festejarán su primer lustro. Jordi Sifuentes

“A la orquesta en un inicio le quedaba super bien Beethoven, por el tamaño”, comentó, “hemos crecido y le sigue quedando Beethoven como traje a la medida precisamente por la cantidad de músicos que tenemos y este año, dentro de las actividades que tendremos estaremos interpretando mucho a Beethoven”.

En este semestre adelantó que podremos escuchar la Sinfonía no. 1 de Mahler, el Triple Concerto de Beethoven, así como su Fantasía Coral y su Concierto para piano no. 5 “Emperador”.

Asimismo abrirán su temporada con el concierto “Solistas del desierto”, donde podremos escuchar el talento de sus músicos en breves pero significativas interpretaciones musicales pero al mismo tiempo espera continuar acompañando a músicos de talla internacional, pues estas experiencias también los hacen crecer; mediática y artísticamente.

Su trayectoria y crecimiento les permite también ver ahora en retrospectiva, analizar y retomar lo hecho en el pasado y rehacerlo con su versión actual. Le preguntamos si le interesaría volver a tocar piezas con las que iniciaron, ahora con un sonido más solido y un grupo más unido, y señaló que sí, pues al menos lo harán con algunas de las sinfonías de Beethoven —de las cuales solo no han tocado la 8 y 9— en este año, pero considera que aún son jóvenes para estar regresando a repertorios pasados cuando el interés de sus músicos los lleva a seguir explorando y llevando a escena otras obras.

“Para mí es un privilegio y un honor estar al frente de la Filarmónica del Desierto, una agrupación que se presume muy compleja, porque es gente super estudiada; es un honor seguir al frente y creo que lo más importante es llevar a la orquesta con mucha creatividad a lugares donde no hubiéramos sospechado”, concluyó.

ARCHIVO