Foto: Especial
De acuerdo con delegado de la Comisión Nacional Forestal, Jesús Galván Tello, se estima que 15 millones de hectáreas de la superficie de Coahuila, el 56 por ciento sufre de suelos erosionados.

Saltillo.- El año 2016 marcará un gran paso para los países de México, Argentina y ahora Cuba, los que se unirán en una red internacional de monitoreo para la revisión de los avances en desertificación, así lo dio a conocer el gerente estatal de la Conafor en Coahuila, Carlos Galván Tello, quien hace unas semanas representó a la dependencia federal en la misión de intercambio técnico en Argentina.

Dijo que en el país de la Pampa la desertificación de la Patagonia es vista como uno de los problemas ecológicos más urgentes que existen; añadió que los ministerios concuerdan en que se debe acabar con el sobrepastoreo para prevenir daños, los cuales a menudo son irreversibles.

La desertificación aguda afecta a un 30 por ciento de la región. Pero lo que es peor, más del 70 por ciento de la Patagonia está convertida en zonas áridas que sufre algún grado de degradación de sus suelos, sobre todo a causa de uso no sustentable de la tierra, agravado por las fuerzas naturales de la erosión.

Como parte del proyecto de Cooperación Bilateral del Fortalecimiento de capacidades en el manejo sustentable de tierras y lucha contra la desertificación entre México y Argentina, el gerente estatal de la Conafor en Coahuila viajó a aquel país para evaluar el sistema de monitoreo de desertificación a través del método MARA (Monitoreo Ambiental para regiones áridas y semiáridas).

Cabe recordar que en el mes de agosto técnicos especializados argentinos llegaron a México para recorrer los estados de Hidalgo, Nuevo León, Estado de México y Coahuila, con el propósito de llevar a cabo un intercambio de experiencias con relación a las acciones que nuestro país implementa para la restauración de los suelos, a estas acciones importantes se sumará el país de Cuba este año.

Durante la estancia en Argentina, Galván Tello visitó el Parque Nacional Huapi, provincia del Río Negro en Bariloche, en donde revisó los monitoreos de las regiones áridas y semiáridas en el campo experimental de Pilcanniyeu, visitó el sitio piloto del Observatorio de Degradación de las Tierras y Desertificación en actividades de relevamiento a campo de indicadores biofísicos y socioeconómicos para el monitoreo y evaluación de dichas variables en Lavalle, provincia de Mendoza.

Además, conoció los avances del ordenamiento territorial de la provincia de Mendoza, así como el inventario físico-biológico y bosques nativos, en donde participó el Instituto Argentino de Investigación de Zonas Áridas (IADIZA) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

De acuerdo con delegado de la Comisión Nacional Forestal, Jesús Galván Tello, se estima que 15 millones de hectáreas de la superficie de Coahuila, el 56 por ciento sufre de suelos erosionados.