Reclamo. Miles de personas siguen saliendo a las calles desde el 28 de abril, para mostrar descontento social en unas movilizaciones que han dejado al menos 43 muertos. EFE
El viernes 13 personas murieron durante las movilizaciones

BOGOTÁ, COL.- La ONU y la Unión Europea (UE) insistieron ayer en el diálogo para solucionar la crisis que enfrenta Colombia, tras un mes de protestas que siguen dejando muertos por los enfrentamientos con la Policía y la irrupción de hombres armados en las movilizaciones.

“Hago un llamado a todos los actores a prevenir y eliminar la violencia y hacer todo lo posible para disminuir las tensiones y evitar su escalamiento”, dijo en un comunicado el representante del secretario general de la ONU en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, donde insistió en “la necesidad de fortalecer el diálogo como instrumento fundamental para resolver los conflictos”.

Después de los “graves acontecimientos en Cali” del viernes, cuando se cumplía un mes de movilizaciones sociales y políticas en el país y hubo 13 homicidios de los cuales al menos 3 tienen relación con las protestas, el representante de la ONU considera que “en cualquier circunstancia, incluso en las más difíciles, tenemos que impulsar el diálogo”.

Por su parte, 17 embajadores de la Unión Europea en Colombia respaldaron “el diálogo y la negociación como única vía para una salida sostenible a la crisis”, y pidieron al Gobierno y al Comité Nacional del Paro a “aprovechar la (próxima) reunión para alcanzar los consensos necesarios”, como explicaron varios embajadores, entre ellos el de España, Marcos Gómez, a través de sus cuentas de Twitter.

De la misma forma se había mostrado la oficina de la ONU para los Derechos Humanos que este viernes por la noche también hizo un “llamado urgente a retomar la vía del diálogo para dar respuesta a las preocupaciones de todas las personas y el respeto irrestricto a los derechos humanos”.

“Solo el diálogo, no las armas, pueden garantizar los derechos de todos y todas”, dijo la representación en Colombia de la oficina dirigida por la expresidenta chilena Michelle Bachelet en su cuenta de Twitter.