El Barcelona sigue sin mostrar su poderío que mostraba hace apenas unos años.
Sin tener un juego atractivo, el equipo blaugrana busca mantener el liderato del grupo F de la Champions

BARCELONA.- El Barcelona buscará mejorar su futbol y redimirse en la Liga de Campeones, cuando reciba al Slavia Praga en la cuarta fecha del torneo, y de paso confirmarse como líder del Grupo F.

El Camp Nou será testigo del duelo en el que los Blaugranas tendrán la oportunidad de convencer a su gente y recuperarse de la derrota de 3-1 ante el Levante durante la jornada 12 de la Liga de España.

La tarea será complicada, ya que el conjunto checo les complicó la victoria de 2-1 a los pupilos del español Ernesto Valverde durante la tercera jornada en el Sinobo Stadium, por lo que el estratega espera un reto similar en casa.

“Esperamos un partido parecido al de la ida. El Slavia es un equipo que siempre mantiene su identidad, con un gran despliegue físico y con llegadas a la portería contraria”, comentó Valverde en conferencia de prensa.

Los azulgranas siguen invictos en esta Champions (dos victorias y un empate), pero su futbol dista mucho del que se espera de un equipo plagado de estrellas que aspira, una temporada más, a pelear por todos los títulos.

El Slavia Praga es puntero en la Liga Checa de Futbol, con 41 puntos, pero sotanero del Grupo F del torneo continental con apenas una unidad, a diferencia de sus anfitriones de hoy, que marchan líderes del mismo sector, con siete puntos, y pelean la cima de la Liga de España.

La mala noticia para el conjunto catalán es que su delantero uruguayo Luis Suárez no podrá ver actividad, puesto que el pasado sábado en la derrota ante los Granotes salió del partido por una lesión en el sóleo de la pierna derecha.

En tanto, el cuadro Rojiblanco tratará de enfrentar a los catalanes con el ímpetu que mostró ante el Inter de Milán en el estadio de San Siro, donde sacó un punto, y llega motivado luego de la goleada de 4-0 que le propinó al Club Baník en el torneo local.