EFE
Ambos equipos quieren ser los primeros semifinalistas

Francia y Uruguay son los dos primeros equipos que choquen en los cuartos de final donde los galos tienen la ventaja por la lesión del uruguayo Cavani. 

El partido anterior, Edinson Cavani salió lesionado del partido a pesar del doblete que marcó, pero sirvió para colocar a los charrúas a los cuartos de final.

EFE

Fue una lesión en su gemelo izquierdo que lo alejó de pelear el derecho a estar entre los cuatro mejores equipos. 

Ahora toda la responsabilidad en la delantera estará en los hombros de Luis Suárez. 

"Las ganas, la actitud, la entrega, el esfuerzo Edi lo va a hacer para poder estar, pero tampoco creo que depende mucho de él", advirtió el 'Pistolero' Suárez el martes.

Cristhian Stuani, delantero del Girona de España, es el hombre para reemplazar a 'Edi' tras la lesión ante los lusos y su entrada al equipo sería el movimiento más esperado del 'Maestro' Oscar Tabárez.

AP

Además de su ofensiva, Uruguay tiene una de las mejores defensivas del orbe.  Un solitario gol recibido en cuatro partidos es argumento más que suficiente para aplaudir al capitán Diego Godín y compañía.

El "faraón" Godín es el patrón de la defensa y junto a José María Giménez, compañero del Atlético Madrid, forman un dúo de centrales que es la envidia de esta Copa.

AP

Por los costados, Martín Cáceres y el joven Diego Laxalt encajaron a la perfección en el último partido.

"Vemos la importancia de los cuartos de final. Ganar el partido ante Francia permite soñar aún más grande para lograr el objetivo que todos queremos", advirtió Godín a la FIFA en la previa.

Tras una primera fase que provocó ciertas dudas, Francia destrozó a la Argentina de Messi con un fútbol de alta velocidad, con el joven Kylian Mpabbé, de solo 19 años, como estilete, con dos goles y un penal cometido sobre él que transformó Griezmann.

AP

"Todo el mundo sabe que (Mbappé) es un buen jugador, pero creo que tenemos una buena defensa para controlarlo, pero no es solo él, es el equipo" francés el rival a vencer, advirtió Suárez.

Las incorporaciones de los laterales galos, Benjamin Pavard y Lucas Hernández, también desarbolaron a un equipo albiceleste que tampoco pudo competir en músculo con la medular francesa, formada por N'Golo Kanté, Paul Pogba y Blaise Matuidi. Este último se perderá la cita por tarjetas.

EFE

El partido encuentra a dos equipos que han ido creciendo a lo largo del campeonato y que sueñan con cotas altas: Uruguay, tras sus dos primeros títulos hace más de medio siglo, quiere sumar una estrella en colores, mientras que para la Francia de Didier Deschamps, capitán en el triunfo en 1998, sería la segunda corona.