Foto: Especial
El dueño de la millonaria residencia, la cual rentaba a una 'entrenadora fitness', fue el último en enterarse

Un escándalo de drogas y pornografía involucra a Frank Lampard, famoso ex seleccionado de Inglaterra, luego que una lujosa residencia a su nombre, fuera empleada para cuestionables usos.

De acuerdo a ‘The Sun’, el mediocampista inglés recibió una ingrata sorpresa al enterarse que la inquilina de su inmueble, ubicado en la localidad londinense de Fulham, no era una simple ‘entrenadora fitness’ como le informó.

Davina Ward, de 37 años, utilizaba las instalaciones de la mansión para grabar películas porno, además del libre consumo y venta de drogas.

“Se ofrecen cocaína y otras drogas sin tapujos”, señala la publicación del medio británico, que logró verificar los rumores al respecto tras ingresar al recinto alquilado con una cámara oculta, a la cual ya llamaban la ‘Cueva del sexo’.

Esto generó un gran escándalo en el Reino Unido, pero al parecer a Davina no le importó en lo más mínimo.