AP
El jamaicano Usain Bolt pulverizó a sus rivales al conseguir un tiempo de 19.78 para poder llevarse por tercera vez seguida la medalla de oro en los 200 metros planos

"¿Pero qué haces?, es sólo una semifinal", le dijo Bolt a De Grasse, según reveló el jamaicano. "Creo que me quería impresionar", añadió en tono de broma. El año pasado, en el mundial de Pekín, donde el canadiense obtuvo la medalla de bronce en 100, Bolt pasó por detrás de él y le gastó otra broma, interrumpiéndole mientras le entrevistaban en una cadena de televisión.

La penúltima ronda había sido la tumba de dos gallos de pelea. El estadounidense Justin Gatlin, resignado al inseparable prefijo sub desde su regreso a las pistas tras cumplir cuatro años de sanción por dopaje (subcampeón olímpico, subcampeón mundial), cayó en la tercera serie junto con Yohan Blake y el español Bruno Hortelano.

El "chico malo" de la película, el pararrayos de todos los abucheos desde hace años, Gatlin, no era de la partida. Los dos amigos, Bolt y De Grasse estaban llamados a batirse en duelo por la medalla de oro con permiso de LaShawn Merritt.

El momento mágico del canadiense, que corrió su semifinal en 19.80, la presencia discreta del experimentado Merritt, a resguardo de toda presión, y las molestias físicas que impidieron a Bolt disputar este año los campeonatos jamaicanos -sólo corrió un 200, en 19.89- aportaban a la final una mínima incertidumbre que el astro jamaicano desterró rápidamente, antes de terminar la curva.

Especialista en la vuelta completa a la pista, Merrit, campeón olímpico hace ocho años en 400 metros, participaba en la fiesta como convidado de piedra, a sus 30 años, después de haber recorrido la media pista este año primero en 19.78 en Nassau y luego en 19.74 en las semifinales de los "trials" americanos, en cuya final, pese a sus 19.79, perdió frente a Gatlin (19.75).

El pasado día 14, Merritt sólo pudo ser tercero en su prueba, los 400 (por detrás del sudafricano Wayde Van Niekerk, que batió el récord mundial con 43.03, y del defensor del título, el granadense Kirani James). Ahora volvía a la carga en 200, pero sólo pudo acabar sexto (20.19).