El Secretario detalló que de aceptarse el convenio en esta medida, la pérdida de control sería exclusivamente de carácter administrativo. ARCHIVO
Aunque alerta sobre implementación del modelo

El titular de la Secretaría de Salud de Coahuila, Roberto Bernal, negó que la entidad pueda ir en contra del Instituto de Salud para el Bienestar, el cual sustituye al Seguro Popular, y manifestó que la orden del Gobierno del Estado es ir con el proyecto implementado por la Federación al 100 por ciento.

Bernal aclaró que existen decisiones que no le corresponden al Ejecutivo federal. En ese sentido, dijo que con la implementación de este modelo, el Estado perdería el control de más de 30 hospitales públicos, pero advirtió que la última palabra deberá ser del Congreso local.

El Insabi entra, nosotros estamos trabajando con la federación al 100 por ciento. El convenio de la diferenciación, implica la donación de hospitales; cosa que no le corresponde al Gobernador, le corresponde al Congreso del Estado. No nos corresponde a nosotros”, expresó.

El Secretario detalló que de aceptarse el convenio en esta medida, la pérdida de control sería exclusivamente de carácter administrativo y junto con ello el abasto de medicamentos; el manejo de la nómina y la permanencia de los empleados serían algunas de las negociaciones.