La crisis política derivó en la disolución del Parlamento anoche. EFE
Todo ello se materializó con la disolución anoche del Parlamento, tras acabar el plazo para aprobar un presupuesto

JERUSALÉN, ISR.- Israel no se libra de la inestabilidad política que arrastra desde hace dos años: el colapso definitivo de la coalición que lideraban Benjamín Netanyahu y su ya exsocio Beny Gantz obligará a los ciudadanos a acudir a las urnas por cuarta vez desde abril de 2019.

Todo ello se materializó con la disolución anoche del Parlamento, tras acabar el plazo para aprobar un presupuesto, el principal elemento que enfrentó al primer ministro y Gantz, sobre el que no consiguieron alcanzar un acuerdo pese a los intentos a lo largo del día.

“Anuncio la disolución de la 23 Knéset en este momento. Estamos en un período complejo y desafiante, lleno de controversia”, un debate social que “encontró su expresión natural aquí también en este edificio”, dijo el presidente de la Cámara, Yariv Levin.

“Estamos embarcados en una campaña electoral difícil, pido a todos que eviten el aumento de las tensiones y hagan todo lo posible para que la campaña electoral se lleve a cabo y finalice de manera ordenada y sin manifestaciones de violencia”, agregó.