Alivio. En el Hospital General recibieron un nuevo aliento con la llegada de la vacuna; Érika Escobedo y José Sergio Cázares, así lo afirman. CORTESÍA
Insistió en que como profesionales de la salud, piden a la población no bajar la guardia

Agotados y tristes por quienes no se recuperan, pero firmes y con determinación en sus puestos, el personal del Hospital General de Salud de Saltillo ha tomado un nuevo aliento gracias a la llegada de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19.

El coordinador del área del Ala “A” del Hospital General, José Sergio Cázares y Érika Escobedo, coordinadora del área COVID del turno matutino, agradecen la llegada de la vacuna, que les impulsa a seguir adelante.

Es muy triste ver cuando un paciente con coronavirus no logra vencer la enfermedad, pero también compartimos la alegría, y despedimos con grandes aplausos a los pacientes que salen vencedores, dijo Cázares Cabral.

El licenciado en Enfermería especialista en el área de Geriatría, indicó que tanto él, como sus compañeros se encuentran cansados por el exceso de trabajo que han tenido que afrontar desde principios del mes de febrero, cuando comenzaron a prepararse para la pandemia que se avecinaba.

AGRADECEN INICIO DE VACUNACIÓN

Por su parte, Érika Escobedo Torres dijo que tanto ella como todos los que se encuentran en la primera línea de combate a la pandemia, agradecen tener la vacuna contra esta enfermedad que ha afectado ya a más de 51 mil 700 personas en el Estado.

“El que tengamos ya la vacuna contra COVID nos da un arma más para ayudar en el combate a esta enfermedad, nos da la oportunidad de servir a la población”, dijo Escobedo Torres.

“Esta pandemia nos ha tocado en donde más nos duele, que es la familia, amigos y nuestra salud, por lo que con esta vacuna, todos nuestros compañeros estamos muy agradecidos por ser de los primeros en el país en tenerla”, dijo.

Insistió en que como profesionales de la salud, piden a la población no bajar la guardia, y a continuar cumpliendo con las medidas sanitarias obligatorias.