Especial/ La Anti-Unión Tepito, cuenta con restaurantes, fondas, chelerías, bares y cantinas en Garibaldi; además de tiendas de ropa y varios spa y moteles de paso en la zona sur de la Ciudad
Errores de los delincuentes llevaron a las autoridades a decomisar grandes sumas de dinero a La Unión Tepito y a La Anti-Unión

Para frenar la actividad de los diversos cárteles locales que se dedican a la venta de drogas al menudeo, la extorsión, el secuestro y el cobro del “derecho de piso”, un grupo especial de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México, en coordinación y colaboración con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), rastrearon diversas rutas que utilizan los cárteles chilangos para el blanqueo del efectivo.

Así han descubierto que, por ejemplo, La Unión Tepito tiene desde casas de cambio, gasolinerías, gimnasios, salones de belleza, lotes de venta de vehículos y hasta complejos habitacionales, mientras que el grupo antagónico, La Anti-Unión Tepito, cuenta con restaurantes, fondas, chelerías, bares y cantinas en Garibaldi; además de tiendas de ropa y varios spa y moteles de paso en la zona sur de la Ciudad.

Sin embargo, por el desconocimiento en el blanqueo de efectivo de los líderes de esas estructuras han cometido errores “primarios”, que terminaron en sus capturas o en el decomiso de grandes cantidades de efectivo. Sólo durante este año a La Unión Tepito le decomisaron 200 mil euros, 100 mil dólares y 16 vehículos de lujo; mientras que a La Anti-Unión, dos lingotes de oro de cuatro kilos cada uno y otros dos lingotes de plata de 400 gramos cada uno. 

A pesar de estos decomisos, la preocupación de las autoridades se concentra en lo decomisado recientemente a presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) a quienes en sólo dos golpes les quitaron más de 37 millones de pesos, dinero que aparentemente se utilizaría para la compra de armas de grueso calibre, para el reclutamiento y formar un brazo armado que opere directamente desde la Ciudad de México, y sobre todo para corromper a policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana como de la Fiscalía General de Justicia capitalinas.

Parte del trabajo para decomisar el efectivo y así frenar el poder adquisitivo de los delincuentes locales quedó asentado en la carpeta de investigación DCI/ ACI/UI-2C/D/00041/102-2020, en la que se revela que en febrero pasado fueron detenidos Rubén “N”, Máximo “N” y Manuel “N” en la alcaldía Cuauhtémoc, con 1.4 millones pesos en su poder.