EFE
El actual entrenador del Leganés tiene un negro pasado en su paso por el futbol

Javier Aguirre regresó a escena para dirigir en el Leganés de España, tras su paso como técnico en la Selección de Egipto.

En entrevista afirmó que ha recibido ofertas para volver al futbol mexicano, pero no contempla los banquillos y su regreso sería más bien como directivo.

¿Sería la mejor opción tener al "Vasco" de regreso?

A pesar de ser un valiente al salir de su zona de confort para dirigir en España, ha tenido algunos "negritos en el arroz" durante su carrera.

Los "lesionados"

En el año 2001, Pachuca sufrió cuatro expulsiones contra el Puebla y perdió el partido 4-1.

 El encuentro tuvo que ser suspendido al minuto 80 porque los Tuzos se quedaron sin cinco jugadores cuando Raymundo González sufrió un sospechoso esguince que lo obligó a salir del terreno de juego.

 El técnico era Javier Aguirre y fue captado por las cámaras cuando le dijo al jugador que fingiera la lesión, en un ambiente de antifutbol, que más adelante siguió en su carrera. 

Patadas a un panameño

En la Copa Oro 2009, Javier Aguirre le dio una patada al jugador panameño Ricardo Phillips, provocando una bronca en la zona de bancas.

Gracias a eso, Aguirre fue expulsado del partido y recibió una suspensión de tres encuentros.

Mundial con 'amigos' 

Javier Aguirre sorprendió con la incorporación del "Guille" Franco en Sudáfrica 2010.

Se dijo que la llegada del naturalizado al Tri se dio para que el representante ed Franco pudiera colocar al técnico mexicano en la Premier League.

Además, se dijo que Osorio, Cuauhtémoc y el "Conejo" Pérez también llegaron al Mundial porque Aguirre se llevaría un porcentaje si estos jugadores firmaban con un equipo importante.  Aguirre también fue acusado de llevar a Paul Aguilar y alinearlo debido a sus estrechas relaciones con el dueño del Pachuca, Jesús Martínez

El amaño en España

Ya en el futbol español, Javier Aguirre fue uno los señalados por el “partido de la vergüenza” en el que el Zaragoza habría recibido dinero para vencer al Levante, salvarse del descenso y condenar al Deportivo La Coruña.

Aguirre todavía no está 100% limpio del problema y afirma que es inocente.