Foto: Cuartoscuro
Habitantes de Zacatepec aseguran que no pueden dormir por el miedo a que se registe un nuevo sismo y para evitar la rapiña

CIUDAD DE MÉXICO.

Agradecida con la vida a sus 67 años de edad, Sirenia Mondragón está dispuesta a volver a empezar después de que su vivienda, construida hace 55 años, se fracturó por el sismo del 19 de septiembre registrado en varios estados del país.

Sentada frente a lo que fue su casa, se mantiene en pie acompañada de sus hijos que la visitan durante el día, entre las lonas que colocó sobre la calle del municipio Zacatepec para resguardarse del sol, la lluvia y cuidar las pertenencias que logró rescatar de su vivienda.

Aunque se turnan para vigilar la calle, y su esposo de 75 años recorre el lugar, Sirenia Mondragón asegura que no se puede dormir en ese espacio por el temor al temblor y a la rapiña, que no se ha presentado por la vigilancia que realizan su esposo, vecinos e hijos.

A un costado de su albergue se encuentran los de sus vecinos, quienes están en la misma situación y en espera de que las autoridades les den el diagnóstico estructural de su vivienda.

Pese a la situación que enfrenta, narra que se siente feliz porque están vivos: "no importan las cosas, importa la vida de uno, porque cuando se pierde la vida de un ser querido le duele a uno".

Contó que al momento del sismo se encontraba en la calle frente a su casa con una de sus hijas que vende gordas y picadas.

Mi casa sí está estrellada, tiene unas aberturas y en medio de su corredor tiene unos hoyos", debido a que las paredes son de adobe; les informaron que no pueden entrar a su inmueble, porque tendrán que demolerlo.

Agregó que ante esta situación rentarán un cuarto para vivir mientras su casa es demolida y se retira el cascajo para volver a empezar y levantar nuevamente una vivienda, pero esta vez, dijo, su marido le ha comentado que la quiere de madera y lámina por si acaso vuelve a temblar.

Recordó que vio fundarse la colonia 20 de Noviembre, donde no habían tantas casas y ahora está hecha un desastre.