Especial
Rodrigo contactó a sus abogados para interponer una demanda por discriminación

Luego de que sus vecinos se enteraron de que el productor de televisión Rodrigo Fragoso dio positivo a COVID-19 se dirigieron a su domicilio para rociarle cloro a su puerta, insultarlo y tratar de que sus amigos no le entregaran víveres para continuar sobreviviendo en su aislamiento.

El pasado viernes, Rodrigo narró a Imagen Noticias, el proceso que ha vivido de la enfermedad, desde los síntomas hasta su recuperación.

Ante ello, el productor ha sido víctima de constantes ataques, hecho que denunció a traves de su red social Facebook.

“Estoy muy indignado, ojalá me puedan ayudar a compartirlo, porque estoy desesperado, me quedé ya sin comida, me quedé sin agua y mis amigos están afuera del residencial de donde vivo y no los dejan pasar que porque supuestamente la Secretaría de Salud no se los permitía, pero eso es un acto de discriminación”.

Señala como responsable a la administradora de áreas comunes y a la administradora de los edificios, y aunque después de discutir por varios minutos con sus amigos, que llevaban víveres para que Rodrigo continuará su aislamiento, los dejaron pasar, siempre y cuando lo hicieran con cubrebocas y guantes,  y con la condición de que no pasaran al interior del departamento.

Rodrigo contactó a sus abogados para interponer una demanda por discriminación y lo que resulte de las acciones que sus vecinos, personal de vigilancia del condominio y administradores del mismo tomaron al saber que resultó positivo a las pruebas de COVID-19.

Rodrigo narró que “a toda la gente que está incrédula ante esta situación, lo único que les puedo decir es que debemos ser conscientes, debemos de protegernos entre nosotros mismos y cuidar a nuestras familias, en este caso, pues yo que lo estoy viviendo de primera mano, que lo estoy viviendo en carne propia, realmente los síntomas son muy fuertes, es como una gripa, pero maximizada”.

El 11 de marzo Rodrigo viajó por cuestiones de trabajo a Miami, Florida, en donde convivió con varias personas.

Al regresar, los síntomas comenzaron justo dos días después, “sentía mucha tos, el cuerpo cortado, me comenzó a dar fiebre de 39 grados, no se me quitaba, entonces tuve que ir al médico, al Centro Médico la Raza”, donde después de varias pruebas resultó positivo.