Tragedia. Familiares y conocidos fueron quienes lo encontraron en el lote que cuidaba después de no tener noticias de él. JUAN FRANCISCO VALDÉS
Al dar a conocer los pormenores de su expediente clínico, las autoridades informaron que podría tratarse de una muerte natural, como un infarto agudo al miocardio

Un adulto mayor que se ganaba la vida cuidando un terreno baldío, ubicado en colonia Cañadas del Mirador, fue encontrado muerto y en avanzado estado de descomposición dentro de un vehículo.

El reporte hecho cerca de las 10:00 horas movilizó a un elevado número de policías municipales y de la investigadora. El occiso fue identificado como José Juan R. G., contaba con 60 años y residía en la colonia Santos Saucedo.

Los comerciantes que operan en el bulevar Mariano Morales y Gustavo Diaz Ordaz conocían al velador como “El Prieto”.

José Juan fue contratado para cuidar un terreno que está en el crucero que une a la colonia Analco con Cañadas del Mirador, del cual se han querido apropiar.

Lo protegieron con malla ciclónica y al interior instalaron dos vehículos descompuestos. En uno de ellos, un auto marca Cougar con placas FLG-1243, era utilizado como dormitorio o caseta.

Los comerciantes y familiares de “El Prieto” presumen que se quedó a dormir desde el fin de semana. Pero a la familia se le hizo raro que después no llegara a la casa y acudieron a buscarlo con los comerciantes de la zona.

Los locatarios tampoco sabían de “El Prieto” y acompañaron a la familia a buscarlo. Desde el exterior del Cougar no alcanzaron a verlo porque los cristales estaban repletos de tierra.

Abrieron la puerta trasera y hallaron al hombre sin vida y en avanzado estado de descomposición.

Llamaron a las autoridades y los primeros en acudir fueron los de la preventiva municipal.

Para descartar alguna huella de violencia se pidió la presencia de elementos de la policía investigadora; los detectives dialogaron con los familiares de la víctima para conocer si padecía alguna enfermedad.

Al dar a conocer los pormenores de su expediente clínico, las autoridades informaron que podría tratarse de una muerte natural, como un infarto agudo al miocardio.

Personal de Servicios Periciales realizó una inspección y aseguró que el cuerpo no presentó huellas de violencia.

El cuerpo ya presentaba un avanzado estado de descomposición;  al no tener huellas de violencia, se cree pudo sufrir un infarto