Encontré un corrido dedicado a don Venustiano Carranza. No tiene fecha ni autor; tampoco lleva escrita la música, pero su letra está muy bien tramada. Presenta una peculiaridad: a más de narrar la vida del personaje explica la causa de su muerte, con lo que el héroe cobra dimensión humana, y no de estatua.

He aquí el texto de ese corrido. Compuesto, como la generalidad de los corridos, en versos octosílabos, lo transcribo a renglón seguido, por razones de espacio.

CORRIDO DE VENUSTIANO CARRANZA.

En el pueblo de Tlaxcalantongo, el 21 de mayo de 1920.
 
“Don Venustiano Carranza, Gobernador de Coahuila, fue Presidente legal por cinco años de su vida. En trágica retirada perdió fortuna y honores, y también perdió la vida después de mil sinsabores.

“Iba en la sierra de Puebla, tres leguas de Villa Juárez, perseguido muy de cerca por intrincados lugares. El jefe Rodolfo Herrero le preparó una celada, y ahí murió el Presidente con seis de su fuerza armada.

“El cuerpo fue recogido por el general Mariel, quien lo llevó a Huachinango, y a los que fueron con él. Este final horroriza, sin llegarse a comprender, porque hace muy pocos días era dueño del poder.

“Carranza marchó a la costa lleno de grande ilusión, pues creyó que en Veracruz triunfaría sobre Obregón. Pero el hombre siempre pone, arreglado a sus deseos, y Dios es el que dispone aun la muerte de los reos.

“En San Marcos comenzó a apagársele su estrella, y disperso y a caballo ya no se juntó con ella. Pero a Dios no le convino darle ayuda y protección, y perdió fortuna y vida, dándole el triunfo a Obregón. ¡Que el Creador le dé su gloria, pues muy bien la mereció quien fue una persona honrada, y por un error murió.

“El año 59 del siglo que ya pasó, nació Carranza en Coahuila, y en el campo se forjó. Fue labriego y luego juez, diputado y senador, y en el tiempo de Madero fue electo Gobernador. Cuando Huerta se robó el poder de la Nación, Carranza se levantó contra de la usurpación. A los dos años triunfó, y Huerta huyó al extranjero, quedando él de Primer Jefe en todo México entero.

“Hubo después división entre Villa y Venustiano. Quedó Villa derrotado, y Obregón perdió una mano. Se hicieron las elecciones y salió de Presidente, gobernando con gran tino, de una manera prudente. Cuando hubo las discusiones de Columbo y Carrizal, Carranza estuvo muy digno, y al yanqui hizo regresar. Y hubiera concluido bien si no cometiera error, como el que causó la muerte a Madero el anterior. Imponer a un sucesor ha causado siempre mal, pues los gobiernos no eligen, y es de su fin la señal.

“Creyó para bien del pueblo que a México convenía un presidente civil, y a Bonillas protegía. Pero ese error le costó los mayores sufrimientos, y ahora sus restos mortales reciben mil sentimientos.
“Aquí termina la historia del final de un gobernante que, si bien cometió errores, brillará como un diamante”
.

***

Interesante corrido éste de don Venustiano, que parece haber sido escrito pocos días después de su muerte.