A finales del año pasado comenzamos a recomendar lo mismo que telenovelas, series de televisión en plataformas como Amazon Prime desde manufactura nacional (“Un Extraño Enemigo”) hasta extranjeras (“Homecoming”).

En relación a esto, hoy vamos a recomendar también una miniserie para televisión que a partir de esta noche en punto de las 22:00 horas se podrá ver por tres días consecutivos por el canal AMC que originalmente cuenta con el sello de Amazon Prime y que como “Un extraño enemigo” está basada en hechos extraídos de la realidad, pero en su caso de Inglaterra bajo el título de “A Very English Scandal” bajo la dirección de un cineasta de primer nivel como Stephen Frears, cuyos créditos se remontan a películas clásicas de los 80 como “My Beautiful Laundrette” (1985) o “Relaciones Peligrosas” (1988) a cintas premiadas o nominadas al Oscar más recientes como “La Reina”, del 2006 o “Filomena”, del 2013, entre otras.

“A Very English Scandal” (que se traduce de manera literal como “Un Escándalo Muy Inglés”) nos cuenta la historia del líder del partido liberal inglés Jeremy Thorpe (Hugh Grant) quien en el año de 1971 fue acusado de una conspiración para asesinar a su amante gay Norman Scott (Ben Whishaw) precisamente para evitar que su orientación sexual se diera a conocer a la opinión pública y para su desgracia lo llevan a un juicio público y por lo mismo muy escandaloso en el año de 1979.

Con finos toques de humor negro, Frears dirige a estos dos primeros actores (Hugh fue incluso nominado al Sindicato de Actores de Estados Unidos mientras que Whinshaw se ganó un Globo de Oro por su interpretación) en una cronología de eventos que van y vuelven en el tiempo como rompecabezas pero que de igual manera recrean el contexto en cuanto a la homosexualidad que se vivía en Inglaterra y de alguna forma se replicó en la reciente múltiple ganadora del Oscar “Rapsodia Bohemia”, de Bryan Singer en este caso en la clandestinidad de una figura pública como un político que como sucediera con estrellas de cine como Rock Hudson se casan incluso con una pareja heterosexual para “taparle el ojo al macho” y vivir una triste fachada de lo que en la realidad no existe como pareja.

Para terminar, y en relación al mismo tema, vaya desde aquí un aplauso a telenovelas de Televisa que ya no pudimos comentar entre el deceso de Christian Bach y este estreno en columnas anteriores pero como sí lo comentamos en la edición previa al 14 de febrero concluyeron muy bien las historias que incluían personajes gays como “Mi Marido tiene más Familia” y “Amar a muerte” los primeros iniciando una relación abierta y sin el hostigamiento familiar y social por su orientación sexual diferente y las segundas llegando al altar en un país donde a pesar de los avances a{un hay estados donde no se reconocen este tipo de uniones. Los tiempos cambian y se vale cambiar, ¿o no?

Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com