Foto: Francisco Muñiz
Usuarios reconocen el riesgo que representa viajar en el transporte público

Luego de que VANGUARDIA publicara que 34 choferes han sido sancionados por permitir sobrecupo en las unidades del transporte urbano, usuarios de Saltillo aseguran no contar con más opciones para trasladarse debido a los recortes salariales durante la pandemia, por lo que usar una combi es su única opción para economizar.

Sin embargo, algunos usuarios entrevistados en un recorrido por diversas paradas de autobús, señalaron que a pesar del temor de un contagio, usar el transporte público es su única opción, por lo que dentro de las medidas que contemplan es el uso del gel antibacterial, el cubrebocas y al llegar a casa cambiarse de ropa luego de un traslado, para evitar enfermar a sus familias.

Aunque una de las disposiciones que las autoridades indicaron al transporte colectivo sería que podrían operar únicamente al 50 por ciento de su capacidad dentro de la nueva normalidad, a medida que pasa el tiempo esta disposición ya no se acata pues las combis lucen repletas de pasajeros, incluso el pasillo de abarrota en las horas pico.

“A veces te tienes que subir así, venga llena o no, porque si uno va al trabajo se le hace tarde y si espera la otra ruta que a veces se tarda hasta 20 minutos y si no hay espacio y tiene uno que esperar la siguiente, es seguro que vamos a llegar tarde”, apuntó don Fernando Chavarría, un usuario de la ruta Periférico.

En tanto, los taxis y servicios de transporte privado tampoco respetan las normas de sana distancia o el uso obligatorio del cubrebocas, aunque algunos conductores ofrecen gel antibacterial a los pasajeros, la mayoría de ellos no porta el cubrebocas y en algunos casos las unidades lucen sucias y desaliñadas, aseguran los usuarios.