Foto: Academia Mexicana de Ciencias
Julián Adem fue parte de la generación de investigadores que se entregó a la tarea de formar recursos humanos e impulsar el desarrollo de la infraestructura que permitiera la evolución de la ciencia en el país

La principal aportación de Julián es, sin duda, su Modelo Termodinámico del Clima, y actualmente el grupo de trabajo del doctor Adem, un equipo muy activo, continúa todas las investigaciones. EL Modelo Termodinámico constituye una parte básica para entender el sistema climático terrestre y también de otros planetas en el Sistema Solar, dijo Jaime Urrutia Fucugauchi, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), en su mensaje de bienvenida al acto en el que se rindió homenaje póstumo a Julián Adem Chahín, en El Colegio Nacional Urrutia destacó la visión amplia y de gran compromiso que tuvo el investigador, ingeniero civil, nacido en Tuxpan, Veracruz en 1924.
 
Su paso por la academia

El testimonio académico sobre la trayectoria de Julián Adem estuvo a cargo de Telma Castro Romero, directora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA), institución donde se realizó el primer homenaje póstumo a este científico veracruzano en abril pasado. La investigadora resaltó la contribución de Julián Adem a las ciencias atmosféricas, su aportación institucional y los frutos que ese trabajo sigue teniendo en la actualidad.
 
Adem Chahín aplicó su modelo para el estudio sobre la evolución del clima desde la máxima glaciación, hace 18 mil años, hasta el presente, y también lo utilizó en los primeros estudios  sobre el efecto del incremento del bióxido de carbono atmosférico en el clima terrestre, destacó.
 
“Tuvo participación directa en la creación de la Unión Geofísica Mexicana, la licenciatura en Ciencias Atmosféricas de la Universidad Veracruzana, el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, la revista Geofísica Internacional, la revista Atmósfera y el Centro de Ciencias de la Atmósfera”, resaltó.
 
Los modelos

De acuerdo con el investigador Víctor Mendoza, quien abordó la charla “El método termodinámico” como parte del programa de homenaje, Adem publicó en 1962 la teoría  "Sobre la circulación general de la atmósfera", la cual predice la posición y la fuerza de la corriente en chorro de la atmósfera media, como resultado de los procesos del balance de radiación solar y terrestre y del transporte turbulento meridional de calor hacía los polos por los ciclones y anticiclones migratorios de latitudes medias.
 
"En 1963 establece por primera vez un método físico-matemático para la predicción estacional de la temperatura troposférica, en donde el almacenamiento de energía térmica en los océanos desempeña un papel fundamental en las predicciones y como moderador del clima", subrayó.
 
El Modelo Termodinámico se usó ampliamente para la predicción mensual de las anomalías de temperatura y precipitación en el Hemisferio Norte y por ello ha sido aplicado en varios países, especialmente en Estados Unidos, Rusia, Bélgica, Japón, Alemania, Holanda y México. "En particular, en nuestro país se ha utilizado  para las predicciones mensuales y estacionales, con especial interés en los eventos de El Niño", agregó Castro Romero.

La familia presente

En una emotiva intervención, dos familiares del doctor Julián Adem compartieron momentos  sobre su vida con el investigador. Su esposa Thelma del Cid de Adem dio su testimonio acerca de lo que llamó “una hermosa y productiva vida por casi 34 años en armonía y amor”.

Del personaje homenajeado describió: "Era un hombre para quien no había imposibles, para todo encontraba una solución adecuada. Él fue uno de los formadores de la ciencia en la UNAM, y su pasión por la ciencia no limitó sus emociones y su gusto por ser el protector de la familia. Él comprendía que lo mejor de la vida es compartir con los demás sin albergar ningún sentimiento mezquino ni de rencor hacia nadie".
 
También desde su propia experiencia, el doctor Alejandro Adem recordó que su padre ocupó durante su trayectoria el cargo de director, una responsabilidad de la que su progenitor decía era importante llevar a cabo para contribuir en aspectos de administración, “los científicos deben estar involucrados en ella, pero nunca  dejar la investigación, ya que eso es lo que nos define, es nuestra esencia".
 
Fue un científico de gran éxito pero de gran modestia y absoluta falta de presunción. Un padre cariñoso, paciente y comprensivo, que educaba dando el ejemplo y no lecciones, reconoció.
 
Al homenaje, en el que también Rafael Navarro ofreció la conferencia “Las atmósferas planetarias”, acudieron académicos, investigadores, familiares y amigos, quienes atestiguaron la develación del retrato de Julián Adem Chahín, una pintura realizada por la artista Lucinda Urrusti, quien ha sido autora de varios retratos de otros miembros fallecidos de El Colegio Nacional.
 
Además, se proyectaron dos videos, uno de Ximena Mejía Gutiérrez “Recuerdo inmortal”, y otro de Antonio Noyola, un documental que narra las principales aportaciones que realizó este científico, miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y de El Colegio Nacional,  sede de un segundo homenaje póstumo al ingeniero, geofísico, matemático y profesor que nació en Tuxpan, Veracruz y murió en la Ciudad de México el 9 de septiembre de 2015.
 
Jaime Urrutia Fucugauchi y Manuel Peimbert, miembros de El Colegio Nacional, presidieron el homenaje.