Candice Odgers, a la derecha, juega “Minecraft” con sus hijos en su hogar en Newport Beach, California, el 15 de enero de 2020. (Rozette Rago/The New York Times)
Los videojuegos son una excelente opción para desarrollar en los niños habilidades de coordinación motriz y aspectos psicosociales. Aquí te damos una guía para que participes en esta actividad y disfrutes del tiempo que pasan frente a la pantalla.

Por Seth Schiesel

Has realizado maratones de “La patrulla canina”. Has soportado “Frozen 2” más de una decena de veces. Debe haber algo mejor —más interactivo y divertido— que puedas hacer con tus hijos mientras es necesario permanecer en casa. Considéralo como una oportunidad de conectar y construir relaciones con tus hijos al hacer algo juntos: jugar videojuegos. El truco, por supuesto, es encontrar los que realmente quieras jugar sin que te vuelvan loco.

El primer paso: investiga cuáles ya están jugando. Expresa interés genuino y no condescendiente y podrías encontrar algunos que les gusten a ellos y a ti. Si tus hijos ya jugaban alguno desde antes, pídeles que te expliquen el juego, sin importar cuán absurdo y misterioso parezca. Diles que te dejen intentarlo y qué te den consejos para mejorar. Es posible que su respuesta te sorprenda.

Es probable que tus hijos jueguen por lo menos uno de los tres juegos más populares entre los niños — “Fortnite”, “Roblox” y “Minecraft”—, cada uno de ellos es jugado por cientos de millones de personas.

Si tus hijos juegan “Fortnite”, en el que cien jugadores combaten hasta que solo uno sobrevive, puede que el juego te parezca interesante al verlo, pero debes tener expectativas realistas sobre jugar con ellos. “Fortnite” recompensa el trabajo en equipo, la cooperación y la planeación estratégica, pero también requiere de un cierto nivel de reflejos, coordinación entre ojos y manos y destreza manual que supera a la de cualquiera que pueda recordar la presidencia de Bill Clinton.

“Roblox” no es un solo juego, sino una plataforma para miles de minijuegos diferentes creados por los usuarios. Algunos de esos minijuegos son más manipuladores para intentar conseguir dinero real de los jugadores en comparación con otros. Al igual que con “Fortnite”, es poco probable que los padres se diviertan mucho con “Roblox”, aunque por una razón diferente: mucho de su contenido es demasiado simple.

No obstante, “Minecraft” probablemente tiene el atractivo más grande de cualquier videojuego tanto para adultos como para niños, y por buenas razones. La fórmula básica de “Minecraft” —explorar un mundo recién creado, encontrar materiales, construir estructuras— genera un ciclo de descubrimiento y creación, así como una comunidad lo suficientemente estimulante para los adultos curiosos, pero también suficientemente accesible para cautivar a los niños pequeños. Si tus hijos ya juegan “Minecraft”, dales la oportunidad de mostrarte un nuevo pasatiempo, mientras puedas soportar los gráficos compuestos por bloques.

Si ninguna de estas opciones resultan atractivas, no te des por vencido. Existen muchas otras opciones que pueden enganchar de igual manera a padres e hijos, tanto en títulos multijugador que se juegan de manera simultánea como en juegos en solitario que se desarrollan como parte de un equipo. Y la mayoría están disponibles para múltiples plataformas.

Un último consejo antes de las recomendaciones: no dejes que los gráficos caricaturizados te desalienten. De la misma manera en que las mejores películas animadas son escritas para entretener tanto a niños pequeños como a sus padres, los videojuegos a menudo usan la misma estrategia: presentar sistemas de juego ingeniosos con imágenes sencillas.

Para edades entre 5 y 8

 

— Nintendo Switch. La consola Switch es lo suficientemente variada como para incluir juegos de todas las edades, pero antes de que los niños tengan la edad para jugar de manera adecuada pueden disfrutar de “ayudarte” a avanzar en un videojuego que te despierte la nostalgia. Conozco a padres que actualmente juegan versiones en Switch de “Super Mario Bros.” y “La leyenda de Zelda” con “ayuda” de sus hijos de 4 años. El nuevo y muy popular “Animal Crossing” para Switch es un ejemplo perfecto de un videojuego profundo oculto bajo un disfraz de juego infantil.

— “Gang Beasts”. Algunas veces la familia simplemente necesita enfrentarse mediante personajes regordetes, graciosos, memorables y gelatinosos.

— “Just Dance 2020”. Todos tenemos problemas para hacer el ejercicio que nos hace falta —sin mencionar momentos de diversión pura—. “Just Dance” puede proporcionar ambos, y tanto sudor saludable como tú y tu familia puedan aguantar. Incluye pistas de las principales estrellas del pop como Ariana Grande, Ed Sheeran y Billie Eilish.

— “Overcooked 2”. Caos y risas surgen de esta cocina mientras hasta cuatro jugadores intentan colaborar para preparar y servir comidas para clientes cada vez más exigentes. Bono potencial: Puede hacer que los niños valoren más a sus chefs personales en la vida real.

 

Para edades entre 8 y 12

— Lego. Sí, Lego todavía fabrica pequeños bloques plásticos de construcción, pero el concepto de Lego se ha extendido a los videojuegos en mundos que incluyen a “La guerra de las galaxias”, Harry Potter, Marvel, DC y “El señor de los anillos”. Los juegos tienden a ser geniales por derecho propio, pero también puede ayudar a que les presentes a tus hijos una franquicia que te encanta.

— “Rock Band 4”. Un set completo de periféricos que lucen como instrumentos musicales puede costar cientos de dólares, pero “Rock Band” puede brindar la fascinante experiencia de realmente tocar música.

— “Rocket League”. Autos voladores con cohetes que golpean un balón para jugar futbol a alta velocidad. Al igual que en el futbol verdadero, el trabajo en equipo triunfa sobre todo.

— “Stardew Valley”. A pesar de su apariencia tierna, la estrategia y la construcción de bases en “Stardew Valley” son suficientemente accesibles para niños (y adultos novatos) y al mismo tiempo suficientemente ricas para los jugadores expertos.

— “LittleBigPlanet 3”. “LittleBigPlanet” no es solo un juego de plataformas excéntrico y encantador —en el que los jugadores atraviesan lugares traicioneros y parecidos a un acertijo—, sino también un kit de construcción que permite a los usuarios crear y compartir sus propios niveles con una comunidad global. Está disponible de manera exclusiva para las consolas Playstation de Sony

Para edades de 12 en adelante

 

— “Cities: Skylines”. “Cities: Skylines” es el rey moderno y sofisticado del género de construcción de ciudades popularizado por primera vez por “SimCity”. El título y sus múltiples expansiones hacen la planeación urbana y la recuperación de desastres tan difíciles como tú quieras hacerlos.

— “Forza” (Windows/Xbox) y “Gran Turismo” (PlayStation) son las franquicias prestigiosas de carreras de autos para sus plataformas respectivas. Las carreras pueden ser virtuales, pero la adrenalina es real.

— “7 Billion Humans”. Los videojuegos “educacionales” generalmente actúan como un somnífero, pero “7 Billion Humans” te enseña las bases de la programación computacional prácticamente antes de que te des cuenta. Controlas el equivalente al total de la población de la Tierra de pequeñas personas irresponsables. ¿Puedes dilucidar las instrucciones correctas para que puedan evitar su propia destrucción?

— “Sid Meier’s Civilization VI”. Desde hace tiempo, la clásica serie “Civilization” se centra en que el jugador guíe a una sociedad incipiente desde la era de piedra hasta la era espacial. La edición más reciente es un cautivante sucesor tanto para adultos como para niños más grandes con un interés en la estrategia y la historia.

— “World of Warcraft”. Si quieres comenzar una larga aventura de fantasía en la que tú y tus hijos tendrán que aprender a trabajar juntos y depender uno del otro, el venerable “World of Warcraft” todavía brinda el reino virtual más extenso y apropiado. Sin embargo, necesitarás múltiples computadoras. Sugiero comenzar con la versión clásica y después optar por la moderna versión conocida como “retail” si logra engancharte.

c.2020 The New York Times Company