Los padres de Vincent Lambert, el tetrapléjico francés en estado vegetativo desde hace más de una década fallecido este jueves, denunciaron hoy que su muerte ha sido un "crimen de Estado".

El tetrapléjico francés en estado vegetativo Vincent Lambert, que había encarnado en Francia el debate sobre el derecho a una muerte digna, falleció este jueves, nueve días después de que el equipo médico le retirara la alimentación e hidratación artificiales que lo mantenían con vida.

Lambert, antiguo enfermero de 42 años, murió a las 08.24 de la mañana (06.24 GMT) en el hospital de Reims, en el noreste del país. Quedó tetrapléjico y totalmente dependiente tras un accidente de tráfico en 2008, poco después del nacimiento de su hija, y desde 2011 los médicos habían descartado toda posibilidad de mejora.

La ausencia de un testamento vital había mantenido enfrentado a su entorno: sus padres, católicos tradicionalistas, se oponían a retirarle el tratamiento al considerarlo una eutanasia encubierta y defendían que su hijo no era un enfermo terminal, y que dejarle morir suponía negar asistencia a un minusválido.

Gran parte de su familia, empezando por su mujer y tutora legal, Rachel Lambert, eran contrarios en cambio a todo ensañamiento terapéutico, y alegaban que Lambert había dejado claro en el pasado que le angustiaba acabar como un vegetal.

El equipo médico del hospital de Reims encabezado por el doctor Vincent Sánchez inició el protocolo de fin de vida el pasado 2 de julio, cuatro días después de que el Tribunal Supremo reabriera la vía para hacerlo al anular una sentencia anterior de la Corte de Apelación y cerrar la posibilidad de interponer nuevos recursos.

Era la tercera vez que lo emprendían, pero en las dos anteriores los padres habían conseguido frenarlo con procedimientos de urgencia ante la Justicia.

La eutanasia no es legal en Francia, pero desde 2016 está autorizado aplicar una "sedación profunda y continua" a un paciente en estado irreversible.

Vincent Lambert, quien se encontraba en el centro del debate sobre el final de la vida, falleció, anunció su familia. Foto: EFE/EPA/ PHOTOPQR/L'UNION DE REIMS FRANCE OUT

Con esa normativa, llamada Ley Leonetti en honor al diputado que la inspiró, los facultativos pueden retirar los medicamentos que lo mantienen vivo artificialmente así como la nutrición y la hidratación, mientras que le siguen administrando analgésicos para evitar que sienta dolor.

Resignados ante la situación, los padres habían aceptado este pasado lunes su fallecimiento como algo inevitable y habían anunciado que no presentarían nuevos recursos judiciales para intentar reanudar su tratamiento.

"(Su muerte) Es un alivio. Pone las cosas en su sitio. La esperábamos desde hace años. Espero que descanse en paz. Para mí, el caso Lambert termina claramente hoy", dijo ante la prensa su sobrino François Lambert, uno de los principales defensores de lo que consideraba una muerte digna para su tío.

"Ahora es tiempo de recogimiento para la familia. Hay que sacar las lecciones de este caso que a veces ha sido obsceno a nivel judicial. Las incoherencias judiciales han sido agotadoras para todo el mundo", añadió en la cadena "BFM TV" su abogado, Gérard Chemla.

No obstante, tras años de lucha judicial en tribunales nacionales y europeos, la decisión de los padres de no presentar nuevos recursos no implica necesariamente el fin de la batalla entre ambos bandos.

Su representante, el letrado Jean Paillot, avanzó en declaraciones publicadas este lunes por la emisora "France Info" que, llegado el momento, "los responsables de la muerte de Vincent Lambert" tendrían que "rendir cuentas".

El pasado viernes, de hecho, presentaron ya una denuncia ante la Fiscalía de Reims contra el doctor Vincent Sánchez y su equipo de cuidados paliativos por "tentativa de homicidio voluntario", que dió pie a una investigación preliminar.

El caso cruzó también las fronteras francesas. El Vaticano expresó hoy su dolor por el fallecimiento de Lambert y recordó su oposición a toda forma de eutanasia.

Sin aludir directamente a Lambert, el papa Francisco pidió ayer en Twitter orar "por los enfermos que son abandonados hasta dejarlos morir" y reclamó que los médicos deben ayudar a vivir, no a quitar la vida.

 

Padres del tetrapléjico Lambert califican su muerte de "crimen de Estado"

 

Los padres de Vincent Lambert, el tetrapléjico francés en estado vegetativo desde hace más de una década fallecido este jueves, denunciaron hoy que su muerte ha sido un "crimen de Estado".

"Vincent ha muerto, asesinado por razón de Estado y por un médico que ha renunciado a su juramento hipocrático", indicaron en un comunicado difundido por dos de sus abogados, Jean Paillot y Jérôme Triomphe.

En esa nota, recalcaron que Lambert, antiguo enfermero de 42 años, fue "condenado por estar discapacitado".

Rachel Lambert, esposa de Vincent Lambert, llorando mientras habla con los medios de comunicación, en el hospital de Sebastopol, en Reims, en el este de Francia, donde Vincent estaba recibiendo soporte vital artificial. Foto: AP

Su hijo quedó tetrapléjico y totalmente dependiente tras un accidente de tráfico en 2008, poco después del nacimiento de su hija, y desde 2011 los médicos habían descartado toda posibilidad de mejora.

"Hoy se ha ido un poco nuestra humanidad. (...) Es momento de duelo y de recogimiento. También para meditar sobre este crimen de Estado", concluyeron en el comunicado, en el que precisan que no harán más declaraciones.

Lambert murió hoy a las 08.24 de la mañana (06.24 GMT) en el hospital de Reims, en el noreste del país.


Según la emisora "France Info", el cuerpo va a ser sometido a una autopsia en el marco de la investigación preliminar abierta después de la denuncia presentada el pasado viernes por los padres contra el doctor Sánchez y su equipo por "tentativa de homicidio voluntario en banda organizada". 

Diez fechas claves en el caso Vincent Lambert

 

Vincent Lambert, el tetrapléjico francés que se encontraba en estado vegetativo desde 2008, falleció este jueves en París tras once años de intensa batalla judicial entre miembros de la familia y un sonado debate social sobre la muerte digna.

Su fallecimiento se confirmó por la mañana, nueve días después de que el equipo médico le retirara la alimentación e hidratación artificiales que lo mantenían con vida.

Estas son las fechas claves del caso:

- 29 septiembre de 2008: Vincent Lambert, un enfermero de 32 años, se queda tetrapléjico y en estado vegetativo tras sufrir un accidente de tráfico.

- 2011: Tras una revisión profunda, los médicos diagnostican un estado de conciencia mínima sin esperanza de mejora.

- Mayo de 2013: El caso salta a los medios cuando el Tribunal Administrativo de Châlons-en-Champagne ordena al equipo médico del Hospital de Reims, tras recibir una denuncia de la madre del paciente, dar marcha atrás en el cese de la alimentación e hidratación que se había iniciado un mes antes con el acuerdo expreso de la mujer de Vincent y madre de su hija, Rachel Lambert.

En esta foto de archivo del 23 de julio, Viviane y Pierre Lambert (i), padres de Vincent Lambert, arriban al hospital Sebastopol en Reims, Francia. Foto: AP

La familia queda claramente dividida entre, de una parte, los padres, fervientes católicos próximos a un movimiento integrista, una hermana y un hermanastro, opuestos a suspender los cuidados. Por otro lado, su mujer y sus otros seis hermanos y uno de sus sobrinos, que piden el cese del tratamiento. Una de sus hermanas, Marie, declara que Lambert había manifestado claramente su deseo de no continuar con vida en un caso similar.

- Enero de 2014: El Hospital de Reims frena de nuevo los cuidados al paciente amparándose en la Ley Leonetti contra el ensañamiento terapéutico. Los padres y dos de sus nueve hermanos acuden de nuevo al Tribunal Administrativo de Châlons-en-Champagne que vuelve a vetar la decisión del centro médico. Rachel Lambert contesta la sentencia ante el Consejo de Estado, la máxima instancia administrativa de Francia.

- Primavera 2014: A petición del Consejo de Estado, una comisión de expertos analiza el estado de salud de Lambert y llega a la conclusión de que sus lesiones cerebrales son irreversibles.

El Consejo de Estado autoriza la decisión de los médicos pero los padres acuden al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que pide tiempo para poder estudiar de nuevo el caso.

- Junio de 2015: El TEDH coincide en su decisión con el Consejo de Estado y avala la desconexión de los aparatos que mantienen a Lambert con vida de forma artificial. Los padres piden, sin éxito, que el paciente sea transferido a una unidad especializada de Estrasburgo, y denuncian al equipo médico que se ocupa de su hijo.

Los médicos deciden entonces esperar la decisión del Tribunal de Reims sobre el fin de los tratamientos. En enero de 2017, la Justicia rechaza la demanda pues entiende que solo la tutora de Lambert, su mujer, podría denunciar un abandono del paciente por parte de los médicos.

- Noviembre de 2018: El Tribunal Administrativo de Châlons-en-Champagne solicita un nuevo examen de expertos médicos que reiteran "el estado vegetativo crónico e irreversible" del paciente "sin acceso posible a la conciencia".

- Enero de 2019: La justicia valida la decisión del Hospital de Reims por tercera vez y el Tribunal Administrativo de Châlons-en-Champagne confirma que el ensañamiento médico no es razonable.

- Mayo de 2019: El equipo médico de Lambert anuncia de nuevo el fin del tratamiento, decisión anulada por el Tribunal de Apelación de París.

- Julio de 2019: El médico de Lambert, Vincent Sanchez, inicia el proceso para retirarle la alimentación e hidratación artificiales después de que el Tribunal Supremo de Francia reabriera la vía para detener el tratamiento. Los padres anuncian que no contestarán esta decisión. El 11 de julio el sobrino de Lambert, François, confirma la muerte de su tío en el Hospital de Reims.