El Monago es fácil de identificar por los tatuajes que tiene en el rostro / Archivo
De acuerdo a los afectados, el Monago aprovecha la existencia de unas cuevas en el Cerro del Pueblo para pernoctar

La tranquilidad les fue robada a los colonos de la Ignacio Allende una vez más, anoche reportaron a las autoridades del avistamiento del “Monago”, un depravado sexual que anda suelto y que la Policía Municipal aún no puede lograr llevar tras las rejas.

Cerca de las 23:00 horas del martes, autoridades se hicieron presentes en la calle Corregidora y Benito Juárez, donde un grupo de vecinos les indicaron haber visto al atacante sexual.

“Aquí apenas anochece ya uno no sale a gusto, ya ni hay niños en la calle, a las mujeres las quiere violar y a los viejitos los roba, hace unos días le robó a un señor y, el lunes por la noche, lo vimos que andaba otra vez aquí”, dijo una vecina.

De acuerdo a los afectados, el Monago aprovecha la existencia de unas cuevas en el Cerro del Pueblo para pernoctar, además, baja para atacar a sus víctimas y huye nuevamente por entre las rocas, por lo que no han podido meterlo en cintura y entregarlo a la ley.

Fácil de identificar por los tatuajes que tiene en el rostro, el Monago fue visto en esta ocasión cerca de un tinaco de agua, no obstante, aprovecho los minutos antes de la llegada de la Policía para huir por entre las sombras.

Cuando los uniformados peinaron el lugar junto a los colonos, no había ya rastro del violador, no obstante, ya los habitantes del sector se cuidan entre sí y no dudan en emplear la justicia por su propia mano si logran atrapar al delincuente antes que las autoridades.