“Siempre parece imposible,

Hasta que se hace”

Nelson Mandela.

 

La tierra de huastecos, otomíes y chichimecas, reconocida en la Nueva España por sus depósitos de oro y plata, llamado San Luis de la Patria durante la invasión estadounidense en 1846 y declarada la capital del país por Benito Juárez durante la intervención francesa, y donde más tarde Fco. I. Madero comenzaría a concebir el Plan de San Luis, convocando al pueblo a levantarse en armas.

En lo que corresponde a la Danza, San Luis Potosí cuenta con una arraigada tradición: desde las huehuadas, en el festival Xantolo, la danza de los xochitines y de los caballitos, hasta el Festival Lila López de Danza Contemporánea. Con 58 municipios y una población cercana a los tres millones de habitantes, la Escuela Estatal de Danza, del Sistema Educativo Estatal Regular de la Secretaría de Educación, ofrece la única Licenciatura en Danza Contemporánea.

Alejandra Mendoza ha encabezado las acciones del Consejo Nacional de Danza como enlace en este estado, que como menciona,  ha albergado manifestaciones de danza contemporánea, folklórica, clásica y flamenca, danza urbana, entre una gran diversidad de actividades dancísticas. Desde la aportación de la maestra Lila López, creadora del Festival de Danza Contemporánea más importante del estado, reconocido a nivel nacional e internacional y a través de las acciones del Instituto Potosino de las Artes, se puede hablar de un estado fuerte en materia de danza,  sin embargo, al gremio dancístico aún le falta visibilidad, articulación y fuerza.

Luego del impacto de la contingencia por COVID-19,  que hizo visible, entre otras cosas dicha desarticulación, evidenciando a su vez la necesidad de organizarse como gremio, de potencializar la efervescencia y la urgencia de trabajar en equipo, ante la dificultad de acercarse y dialogar con las instancias culturales del estado, que también se hizo visible durante la pandemia.

El Consejo Nacional de Danza proporcionó una plataforma para propiciar el acercamiento, el conocimiento y la integración de los agentes de la danza desde diferentes municipios, aunque los encuentros remotos  limiten en cierta forma la organización a distancia en un medio en el que el acercamiento físico la vía de comunicación por excelencia y la mejor forma de generar confianza.

El contacto con la Secretaría,  pudo concretarse a través de una reunión en zoom, de la que resultaron algunas acciones a favor de la reactivación económica del sector, que se sumaron a algunos apoyos que a través de convocatorias habían ofrecido previamente, aportando un mayor alcance en su difusión. Al contribuir a que la información llegara a la comunidad interesada, hubo una mayor participación de los creadores y algunos de ellos fueron beneficiados. La Secretaría realizó un taller de danza para personas con Síndrome de Down, y está pendiente por programar un taller de capacitación en herramientas digitales.

En otros momentos, parecía destinarse mucho recurso a la cultura, sin embargo, los beneficiados habían sido invitados foráneos que dejaban sin participación a los artsitas locales; en este perídodo de contingencia, aunque los recursos no son onerosos, sí han llegado a más creadores potosinos.

El reto es lograr un acercamiento más puntual con la Secretaría para dar continuidad y seguimiento a lo que ha quedado en pausa: la habilitación de espacios para acceder a ellos, principalmente para las compañías independientes, que no cuentan con recursos para rentar un teatro. Los espacios que la Secretaría ha puesto a disposición, tales como bibliotecas y casas de cultura, entre otros, pueden albergar programas de sensibilización hacia la danza, para trabajo comunitario, ya que por sus dimensiones reducidas y sus características propias, resultan poco funcionales para presentar el trabajo de los colectivos, que requieren espacios más amplios, por lo que es necesario seguir apostando a foros más adecuados para la Danza, rehabilitar teatros que están abandonados, incluyendo la reactivación de las plazas públicas y otros escenarios alternativos.

Es importante dar circulación en el estado de la obra disponible, reduciendo las dificultades para su movilidad estatal y nacional. Y en general, es fundamental que todo alcance logrado en la capital, pueda replicarse en otros municipios.

En la voz de Alejandra Mendoza, “es importante destacar la labor que se está haciendo, es una gestión que se había tratado de hacer desde hace muchos años; tratar de articularnos es una tarea muy difícil y el  Consejo lo está logrando… hay qué seguir integrando más compañeros, pero los pasos que se han dado son muy importantes. Es de agradecer la participación de todos los compañeros de los diferentes estados. El Consejo ha dado una plataforma para emerger, sobre todo a la provincia, además de la Ciudad de México, comenzamos a reconocer lo que ha estado haciéndose por muchos años en los estados. Una de las grandes aportaciones del CND ha sido visibilizarlo, darles voz, y todos en conjunto arroparnos y exigir las mejores condiciones”.