Hace tan sólo unos días concluyó la Semana Nacional de Transparencia 2015, un espacio de diálogo en el que, año con año, confluyen los protagonistas de la vida pública, académica y de la sociedad civil para intercambiar puntos de vista respecto a los temas más importantes en el ámbito de la transparencia a nivel nacional. 

En su decimosegunda edición el evento contó con más de mil 800 asistentes y 13 mil 600 seguidores vía streaming, los cuales fueron testigos del desarrollo de 15 paneles en el que se analizaron temas como la necesaria articulación que deberá existir entre los Sistemas Nacionales de Transparencia y Anticorrupción, el papel de recurso de revisión en materia de seguridad nacional o las obligaciones en materia de transparencia de sindicatos y partidos políticos. 

Asimismo, además de presentarnos ideas y reflexiones innovadoras sobre el rumbo que deberíamos tomar para establecer una sólida cultura de la transparencia en todo el país, esta Semana nos permitió ser testigos de compromisos asumidos por las principales voces de la vida pública para lograr este objetivo. 

Ejemplo de ello fue el compromiso expresado por el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Roberto Gil Zuarth, para cumplir con los plazos para la implementación de la reforma en materia de transparencia; así como el reconocimiento del presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, respecto al papel clave de la transparencia para consolidar y dar certidumbre y credibilidad a la democracia. 

Aunado a ello, la Semana Nacional de la Transparencia 2015 fue el marco perfecto para plantear nuevas tareas que, desde el Inai, impulsaremos para su incorporación a la agenda del Sistema Nacional de Transparencia, pero, sobre todo, para traducirlas en acciones concretas en beneficio de las y los mexicanos. 

En este sentido se inscribe la valiosa propuesta del presidente en turno de la Conago, el gobernador Eruviel Ávila, en torno a la celebración de un convenio de colaboración entre los mandatarios estatales y el Sistema Nacional de Transparencia, que nos conduzca a armonizar, en tiempo y forma, las leyes locales con la Ley General; promover la participación de la sociedad y expertos académicos en el proceso; y gestionar partidas presupuestales para la operación de la transparencia en el ámbito estatal. 

Asimismo, esta Semana nos dejó el reto de asegurar que la transparencia pase de ser percibida como obligación, a constituirse como convicción política y social; y más aún, como un tema de Estado. 

Todo ello, sin dejar de lado la tarea de continuar impulsando la conformación de la Ley Federal de Transparencia, la Ley General de Archivos y la Ley General de Datos Personales en posesión de Sujetos obligados, en esta Legislatura. 

No obstante, pese a los positivos resultados de esta semana de trabajo, es necesario puntualizar que junto con acciones y compromisos concretos, la transparencia y la rendición de cuentas demandan voluntad política para asegurar que los avances que hemos conseguido en el ámbito legislativo se conviertan en políticas públicas que generen un esquema efectivo y replicable en todos los niveles y ámbitos de gobierno. 

Por ello, en el Inai convocamos a renovar la disposición al diálogo y el compromiso de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, de la sociedad civil, la academia, organismos garantes de la transparencia y especialistas nacionales e internacionales, para garantizar que no se dé un paso atrás en las leyes pendientes en materia de transparencia y combate a la corrupción; sino que, por el contrario, éstas se ajusten o mejoren lo estipulado en la Ley General. 

Pero sobre todo, a trabajar unidos para redimensionar el concepto de ciudadanía, regresando a los ciudadanos el protagonismo de la vida pública e incorporando la transparencia y la rendición de cuentas como elementos centrales del presente y el futuro de nuestro país. 

Twitter: @XimenaPuente