Voluntario. Desde ayer las personas que laboran como empacadores en supermercados pueden reintegrarse.
Personas de la tercera edad pueden reincorporarse a sus labores como empacadores en los centros comerciales

Los adultos mayores que trabajan como empacadores en los supermercados podrán integrarse voluntariamente a su labor y bajo un protocolo sanitario que contempla que se vacunen contra la influenza y trabajo dosificado en turnos, entre otras indicaciones, explicó José Roberto Cárdenas Zavala.

El director del DIF estatal abundó que esto será además de las medidas ya conocidas, como medición de temperatura corporal, sana distancia y uso de gel antibacterial, guantes, cubrebocas y caretas protectoras.

Para esto se busca que se cuente con el apoyo de los centros comerciales para dotar de dichos artículos; cada establecimiento definirá de manera voluntaria la fecha en la que sus empacadores puedan reintegrarse a sus labores.

En su última reunión, el Subcomité Técnico Regional COVID-19 Sureste determinó que a partir del 1 de octubre los adultos mayores que trabajan como empacadores podrán volver a la actividad bajo el cumplimiento de diversos requisitos sanitarios.

En este sentido, el órgano colegiado conoció ese día el protocolo del DIF Coahuila para esta reactivación y se informó que en la Región Sureste hay poco más de mil adultos mayores que laboran como empacadores.

Cárdenas Zavala dijo que de marzo a la fecha, periodo en que los adultos mayores empacadores han tenido que resguardarse ante la pandemia, el DIF los ha apoyado con despensas, inclusive, algunos negocios de manera económica, pues para muchos de ellos esta actividad les provee de su único ingreso o es un gran apoyo para sus gastos de su casa.

PROTECCIÓN:

Los empacadores de los supermercados deberán cumplir con todas las medidas de salud.

Medición de temperatura corporal.

Sana distancia.

Uso de gel antibacterial.

Guantes.

Cubrebocas.

Caretas protectoras.

Vacunarse contra la influenza.