Tengo 28 años y siempre he sido muy dormilona, jamás había tenido problemas para conciliar el sueño y, cuando podía, dormía tranquilamente 10 horas.

Todo comenzó el año pasado, debido a una época laboral un poco estresante me desperté una noche de madrugada, como a las tres de la mañana, y sin saber por qué no me pude volver a dormir, esto me preocupó bastante, ya que jamás me había pasado, pero pensé “Como dormí nada más 3 horas, seguro que hoy caigo bien temprano”, pero no fue así, y no pegué ojo en toda la noche.

A partir de entonces mis problemas con el insomnio crecieron, hasta el punto de necesitar medicamento para dormir unas cuantas horas, lo que me creaba muchísima ansiedad.

El insomnio es muy complicado, y hasta que no lo vives no sabes lo horrible que es, la falta de sueño te hace estar de mal humor, cansada, triste, puede darte depresión e incluso te pueden entrar ganas de acabar con todo. En fin, los animo a que vayan al médico y le cuenten lo que les pasa, si deciden tomar medicamento; intentar ser muy conscientes de que no son vitaminas, llegará un punto en el que piensen que sin ellas no son capaces de volver a dormir jamás, pero no es así. Les recomiendo que las tomen con responsabilidad y que no se lancen sobre la caja cada vez que se pongan nerviosos porque no pueden dormir, que sea la última opción a la que recurren.

Volví a Dormir

 

Estimada Volví a Dormir:

Gracias por compartir, sin duda tu experiencia será muy útil para la gente que sigue esta columna y enhorabuena por vencer al insomnio.

 

apartado500v@gmail.comapartado 500