Sin despegar. Los más de 175 millones de pesos que se invirtieron en la modernización del Aeropuerto Internacional de Ramos Arizpe poco han servido para atraer nuevas rutas comerciales. Foto: Archivi
Con el paso de los años cada vez son menos los ingresos producto de la venta de turbosina y la constante cancelación de vuelos

Comparado con sus ingresos de 2017, los Servicios Estatales Aeroportuarios de Coahuila han visto reducidas sus entradas financieras en un 21.5 por ciento respecto al año 2018, producto de la cancelación de rutas comerciales en el Aeropuerto Internacional Plan de Guadalupe.

En los últimos 4 años, el desplome ha llegado al 40 por ciento, reflejo de la cada vez menor oferta de vuelos comerciales salientes y de llegada al Aeropuerto Internacional Plan de Guadalupe.

Continuamente, empresarios y representantes de la iniciativa privada han señalado que las características de la terminal área local resta competitividad a la Región Sureste de Coahuila.

La contracción en los ingresos son causa, primordialmente, de la cada vez menos venta de combustibles: gas avión y, principalmente, turbosina, entre otros servicios.

El año pasado, este organismo descentralizado del Gobierno del Estado registró ingresos totales por 120.4 millones de pesos, sin embargo, en 2018, éstos se desplomaron a 94.4 millones, es decir, unos 26 millones de pesos menos, un porcentaje 27 por ciento menor.

Varados. Una de las principales molestias de los usuarios del aeropuerto son las cancelaciones y constantes retrasos de las frecuencias.

Según los presupuestos de ingresos en ambas anualidades, en 2017, la entrada por venta de combustibles, principalmente la turbosina, fue de 91.4 millones, pero para 2018 cerró en 66.7 millones de pesos, aproximadamente,

Hay que recordar que a finales de 2017, Aeroméxico canceló sus vuelos con destino a y provenientes de la Ciudad de México, lo que dejó temporalmente a la ciudad sin conectividad aérea.

En enero de este año se reanudó la conectividad aérea, pero con una sola frecuencia a la capital del país, la que permanece hasta la fecha.

REDUCCIÓN CRÓNICA

De hecho, la reducción de los ingresos totales y por venta de combustible, que representa la más importante fuente de “ganancias” para un aeropuerto, ha sido crónica conforme pasan los años.

En 2016, las ventas de combustible fueron por el orden de los 101.8 millones de pesos, un 35 por ciento menos que en 2018. Ese año, los ingresos totales fueron de 129.9 millones de pesos.

Los ingresos totales del SEA también se han visto afectados sostenidamente, por ejemplo, en 2014 éstos fueron de 157.1 millones de pesos; mientras que en 2015 fueron de 136.1 millones de pesos.

Esto refleja que de 2014 a 2018 en solo 4 años, el ingreso total de este organismo descentralizado ha ido en picada casi en un 40 por ciento.

Otros ingresos importantes de una terminal aérea son por aterrizajes, Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA), pernoctas y renta de hangares, todos relacionados con la intensidad del tráfico aéreo. En Ramos es poca.

En años anteriores, el Internacional Plan de Guadalupe llegó a tener frecuencias a Houston, a través de la aerolínea Continental Express; a Piedras Negras, a través de Aeromar y hasta 3 frecuencias diarias  México-Saltillo-México.

Actualmente, sólo hay una frecuencia de Aeroméxico, que llega a las 09:10 horas  y regresa a las 09:48 horas a la Ciudad de México.

INGRESOS TOTALES POR AÑO DE SERVICIOS ESTATALES AERPORTUARIOS DE COAHUILA

AEROPUERTOS DE COAHUILA EN PICADA…

AÑO      INGRESOS EN MDP

2014                  157.1

2015                  136.1

2016                  129.9

2017                  120.4

2018                    94.4

FUENTE: PRESUPUESTOS Y LEYES DE INGRESOS SEA

EL DATO

227 Mdp  invirtió Coahuila en infraestructura aeroportuaria en 2017.