Desamparo. Don Guillermo ya no sabe a quién pedir ayuda; dice que nadie le hace caso.
Por tercera ocasión en dos semanas, el hato de don Guillermo fue presa de un grupo de perros

Don Guillermo Covarrubias Rivera está desesperado y ya no sabe qué hacer porque hace unos días un grupo de perros volvió a atacar a su ganado en el rancho “Los Magueyales”.

Ocurrió, de nueva cuenta, mientras el chivero se hallaba pastoreando parte de su hato de cabras en el monte.

La jauría, unos cuatro perros, entró en el corral y se abalanzaron sobre cuatro de sus borregas, dejándolas malheridas.

Y les hubieran dado muerte, si es que un vecino de don Guillermo no llega para ahuyentar a los chuchos con un palo.

“La Juana”, una de las perras de Guillermo, también salió en defensa de las borregas, pero la jauría la aporreó y ahora anda con el estómago magullado por las mordidas.

Irresponsabilidad. La dueña de los perros, una mujer que invadió un predio y ya se fue, abandonó a los problemáticos animales

SE DICE IGNORADO

Don Guillermo dijo que ya está fastidiado de pedir el apoyo a las autoridades y que nadie le haga caso.

En cambio, los dueños de los perros hace días que abandonaron “Los Magueyales” y ya no han regresado.

Guillermo dijo que se ha abstenido de liquidar a los canes por temor a que entonces sí la ley caiga con todo su peso sobre él.

Pero ya no está a gusto de salir al monte y dejar solos a sus animales, por temor a que cuando regrese encuentre una carnicería.