Vuelve a cerrar Parque Fundidora por emergencia de COVID-19 y crisis financiera
A un mes de haber reabierto, el Parque cerrará sus puertas debido a la emergencia por coronavirus, además de la crisis financiera que enfrenta

A poco más de un mes de reabrir sus puertas para actividades deportivas, el Parque Fundidora de Monterrey volverá a cerrar a partir de mañana, esto debido a la emergencia del coronavirus (COVID-19), además de la crisis financiera.

El organismo descentralizado que se encarga de administrar el parque de dicha ciudad pagó la primera quincena de julio con los últimos recursos de los que disponía, y pidió a su plantilla laboral, de poco más de 300 empleados que a partir de este jueves se queden en su casa, sin goce de sueldo.

La medida fue tomada el día de ayer, al no recibir el apoyo emergente de 10 millones de pesos mensuales solicitado el pasado viernes al Gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón "El Bronco".

"Ninguna respuesta, y ya estamos preparando el cierre total del parque a partir del jueves y enviando al personal a su casa en paro técnico", dijo Fernando Villarreal Palomo, director general de Parque Fundidora.

"Checando números te puedo decir que sí alcanzamos a pagar la quincena íntegra, pero será la última que podamos pagar".

 

 

Anteriormente, el presidente ejecutivo del Consejo de Administración de Parque Fundidora, Artemio Garza, solicitó 10 millones de pesos mensuales por lo que resta del año para sostener el inmueble. Garza argumentó que la falta de eventos y actividades por la emergencia sanitaria del COVID-19 los dejó sin fondos.

Desde el 2018 el Parque Fundidora dejó de recibir recursos estatales y opera exclusivamente con ingresos propios, que provienen principalmente de las rentas de concesionarios, realización de eventos y festivales y el cobro de estacionamiento.

De acuerdo con el organismo, entre los meses de marzo y junio de este año sus ingresos cayeron cerca de 80 por ciento, por lo que ahora no disponen ni para pagar los servicios ni la nómina.

El parque cerró el 17 de marzo tras registrarse los primeros contagios de coronavirus en el Estado, y reabrió el 15 de junio solo para la práctica de actividades deportivas en la pista, registrado una afluencia de 350 personas en promedio por día.