Vuelve el culto a la megalomanía presidencial...