Tensión. EU acusa a Rusia de violar tratado por sus ensayos con misiles; Moscú revira y acusa a Washington por romper primero el acuerdo. / AP
EU acusa a Rusia de incumplir tratado, por lo que amaga con salir del acuerdo

BRUSELAS, BEL.- El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dio un plazo de 60 días a Rusia para que vuelva a cumplir con el Tratado para la Eliminación de Armas Nucleares de medio y corto alcance (INF, por sus siglas en inglés). El acuerdo es la piedra angular de la seguridad europea y su firma en 1987, entre EU y la entonces Unión Soviética, puso fin a una carrera armamentista entre ambas potencias, permitiendo el fin de la Guerra Fría años después. 

Pompeo explicó, durante una reunión de ministros de Exteriores de la OTAN, que EU declara que Rusia está en “infracción material” del tratado y que “suspenderá sus obligaciones como remedio efectivo en 60 días a menos que Rusia vuelva a un cumplimiento completo y verificable”.

Preguntado por el periodo de seis meses contemplado en el tratado para efectuar una retirada del mismo, Pompeo explicó que empezaría a contar al cabo de los 60 días ofrecidos como ultimátum a Moscú.

“No tiene sentido que EU permanezca en un tratado que restringe nuestra capacidad de responder a las violaciones de Rusia”, comentó.

El funcionario dijo además que potencias como China no forman parte de ese tratado y pueden construir “todo los misiles de medio y corto alcance que quieran”.

LO INVITAN A RUSIA
La respuesta desde Rusia no se hizo esperar.

“Podemos invitar a Pompeo al ensayo del sistema 729 y él verá que el misil vuela a una distancia de 498 kilómetros y no viola el tratado, dijo Frants Klintsévich, miembro del comité de Defensa y Seguridad del Senado ruso.

El presidente ruso, Vladímir Putin, dio por hecha la salida de EU del tratado, considerado la piedra angular de la seguridad europea.

Putin, que no pudo tratar ese asunto el sábado en Buenos Aires con el presidente de EU, Donald Trump, que canceló el encuentro por el incidente naval en el mar Negro, ha advertido que la renuncia al INF provocará una nueva carrera armamentista en el mundo.

Además, amenazó con apuntar con el armamento estratégico ruso a los países europeos que decidan acoger misiles estadounidenses como ocurrió en tiempos de la Guerra Fría.

Putin mantiene que la Casa Blanca nunca ha presentado pruebas de dichas violaciones y que EU fue el primero en infringir el acuerdo al emplazar en Rumanía elementos estratégicos de un escudo antimisiles.

El dato
> En 1987 se firmó el INF entre la Unión Soviética y EU, por lo que ambas potencias regularon su producción de armas nucleares y misiles; lo que significó el fin de una carrera armamentista y permitió que la Guerra Fría concluyera años después.