Tratan capitalinos de retomar sus actividades

CDMX.- Ni emergencia, ni reconstrucción por el terremoto de hace una semana y un día; ni vida regular, ni pasmo. Las confusiones afloran en todos lados de la gran Ciudad de México, más extensa, más poblada que en 1985. ¿Llevar o no a los hijos a la escuela? ¿Poder o no habitar de vuelta el departamento? ¿Habrá condiciones sanitarias para lugareños y rescatistas?.

En su sede de Polanco, la Cruz Roja es el centro de concurrencia de la voluntad de miles de personas, en jornadas intensas, las cuales ya quedan para la historia; el ritmo es pausado, se requiere menos apoyo.

Hay, para semanas, reservas de agua embotellada y víveres enlatados en los múltiples centros de acopio de la ciudad.

La capital y sus extremos quedan a la vista en la tragedia. Damnificados y afectados de las colonias del Valle, Narvarte, Roma, Coapa, de perfil de clase media, enfrentan el problema de no poder ocupar sus edificios dañados.

Apoyos. Ciudadanos asisten al parque España a practicar actividades para liberar el estrés. / CUARTOSCURO
Te puede interesar

Los barrios de Xochimilco, por una pipa de agua, los vecinos se organizan, detienen esos vehículos y se abastecen por la fuerza. Varios estados de ánimo están ocultos y emergen con llantos en las consultas que fueron solicitadas por algún problema de salud física y que derivó en tratamiento sicológico. Son efectos del sismo.

La remoción de escombros descansa en el esfuerzo de voluntarios que se movilizan a la zona, hacia donde se dirigieron abastos de alimentos por la emergencia, los vecinos no han aceptado que se levanten censos de entrega de despensas.

Hacia el límite de Iztapalapa y Tláhuac, la expansión urbana popular también reciente daños materiales por el sismo del martes 19. En la colonia Del Mar se observan escenarios de abandono, con apuntalamiento de muros con polines, y el tendido de cintas amarillas o rojas, y los lugareños esperan los arreglos oficiales para la reconstrucción. Una semana y un día después, la Ciudad de México con rapidez deja atrás la emergencia.