Archivo
El libro de Laura Luz Morales forma parte de la Colección Acequia Madre y está disponible en el stand del Instituto Municipal de Cultura.

“Mezclar en un libro Monclova, con una selva oscura negra, hallar el cadáver de tu padre desaparecido frente a la puerta de tu casa…”, comenzó expresando Livio Ávila, escritor y presentador del libro, además de ser amigo cercano de Laura Luz Morales, ganadora dos veces del premio al periodismo cultural “Armando Fuentes Aguirre”.

Vestido a camisa blanca, pantalón negro y peinado de lado derecho, Livio Ávila, continuaba invitando a leer el libro, “Xibalbá no pierde la oportunidad de cuestionarse la vida y la muerte, parece ese Ying-Yang que sostiene la vida, una mujer cuya vida terminó al ser abandonada, decide escudriñar el pasado y seguir adelante…”

“Sin una deidad a la cual aferrarse en las situaciones angustiantes la mayoría nos sentimos desamparados nos asusta pensar que el libre albedrío es algo fantástico sino lo único que nos pertenece, sin Dios ni su manos decisiva y divina, ¿Qué nos resta? ...”, se lee en el libro de Morales.

“Les recomiendo este libro que nos dice que no hay límites…”, terminó expresando Livio Ávila, antes de continuar con preguntas para la escritora. 

Laura Luz Morales, vestida de vestido estilo tribal a colores, suéter negro y tacones abiertos del mismo color, basó la historia durante los años en que la violencia y la guerra inundaron a México, buscando que la nostalgia se conectara desde el personaje hasta su ciudad natal Monclova y con todo el territorio mexicano.

Comenta que es atea, razón por la que el libro cuestiona las sectas mayormente religiosas y muestra como la protagonista encuentra dentro de la selva una secta en la que todo parece estar bien, en la cual su líder se asemeja y busca ponerse al mismo nivel que Jesús, una utopía que finalmente viene a ser una distopia que termina cuestionando si Xibalbá es el inframundo o el paraíso. 

Inspirada en series como Lost, la novela muestra una selva negra imponente que busca exponer un contraste entre el norte y el sur de México. Laura comenzó con la idea de escribir un guión cinematográfico sin embargo la historia se fue adaptando a un cuento para finalmente terminar en el libro/novela Xibalbá.