Foto: Archivo
La comunidad de moteros de diversas agrupaciones de la Región Noreste del País y otros puntos de México y el extranjero, volvió a concentrarse en la capital coahuilense para ser partícipes en el décimo quinto Festival Internacional de Motociclismo 2016

La comunidad de moteros de diversas agrupaciones de la Región Noreste del País y otros puntos de México y el extranjero, volvió a concentrarse en la capital coahuilense para ser partícipes en el décimo quinto Festival Internacional de Motociclismo 2016.

Los terrenos de la Feria Saltillo una vez más se convirtieron en el centro de concentración de los bikers, quienes el día de ayer, encaramados en sus jacas de acero y portando las emblemáticas vestimentas, esperaron el momento de partir.

Y es que los motociclistas de los distintos capítulos de clubes que atendieron la invitación de Camellos de Saltillo volvieron a rodar sus máquinas de acero, ahora con rumbo al municipio de General Cepeda, población que ayer los recibió por primera vez.

El presidente del Motoclub Camellos, Emilio Cervera, manifestó que tratarán de, cada año, llevar a los motociclistas que participen en el festival a distintos lugares de la Región Sureste y promocionar el turismo.

Este sábado, después del mediodía, se hizo la ceremonia de inauguración, para que a eso de las 13:00 horas, abanderados por la Policía Estatal y Municipal, comenzaron su recorrido por algunas avenidas de Saltillo y enfilarse hacia el sur de la ciudad para salir rumbo a General Cepeda.

De acuerdo con la programación del evento, una vez que degustaron platillos regionales en la Comunidad de Patos, donde realizaron breves exhibiciones, regresaron al punto de concentración para seguir con la fiesta.

Para cerrar con broche de oro, los moteros disfrutaron de la presentación del grupo El Gran Silencio, concierto con el cual se dio por finalizada las actividades de esta congregación.