Morena ha perdido el pudor. Con el manual priista, antier desarticuló otro organismo autónomo, otro contrapeso al presidente López Obrador. La Comisión Nacional de Derechos Humanos está bajo la dirección de una AMLOVER. Y se supone que la CNDH es la que protege al ciudadano frente a los abusos del Gobierno.

No digo que Rosario Piedra Ibarra sea AMLOVER por sus tuits en los que pide no desaprovechar la oportunidad porque “no sabremos cuándo habrá otro AMLO”. Tampoco porque hasta “el día de la votación en que fui electa, solicité licencia” a Morena, según me declaró.

Lo digo porque ya con el cargo en los hombros, su poco capital político ha sido invertido en defender al presidente López Obrador. Ayer, en una intensa entrevista que le hice en W Radio, quedó claro: sus reflejos son defender al Presidente.

La mujer que por décadas de trayectoria en el activismo, iniciada a raíz de la desaparición de su hermano Jesús, pidió a los gobiernos no cerrar los ojos frente a los abusos, el martes decidió cerrarlos. La escena era salinista. En la tribuna del Senado, una batalla campal, golpes, empujones, un senador en el suelo, gritos, pancartas, insultos. Y en medio de esta atroz realidad, en la que el PAN reclamaba fraude en la elección de Piedra Ibarra y Morena se imponía con su aplastante mayoría, la nueva presidenta de la CNDH mantenía la vista al frente, como si nada sucediera. Ni los veía ni los oía.

Me lo dijo en la entrevista: para ella, nada de esto es importante. Son los senadores los que tienen que responder las preguntas sobre el desaseo en su proceso de elección. A ella sólo le informaron que había resultado ganadora, así que tomó posesión de su cargo, según dijo, “muy tranquila”.

Son muchos los temas de preocupación en derechos humanos en nuestro País. Uno de ellos es el de los periodistas asesinados. Colegas periodistas le preguntaron en el Senado a Piedra Ibarra. No quedó muy claro si ignoraba que este año, ya en la administración de López Obrador, México superó a Siria como el país más letal para los periodistas.

Mal arranque: los ataques constantes, personalizados, directos de Andrés Manuel López Obrador contra reporteros que le preguntan en la mañanera o que publican información que no le gusta, a Piedra Ibarra le parecen “opiniones” del Presidente. A diferencia de otras organizaciones internacionales que han condenado al Presidente por esta práctica.

Se entiende que cuesta trabajo pasar del activismo de más de cuatro décadas a una posición de Estado como la que requiere la CNDH, pero llama la atención que las respuestas de su nueva cabeza hayan sido para defender al Presidente. Y sorprende que el proceso tan impugnado que la lleva al cargo no le parezca algo de qué avergonzarse. Tampoco al Presidente. Que ni vio ni oyó, y en la mañanera de ayer se proclamó feliz del nombramiento.

La crisis de derechos humanos en México, diagnosticada por la ONU y múltiples ONG internacionales, no comenzó con este gobierno, pero este gobierno ha hecho poco para enfrentarla, más allá de discursos. Si sus reflejos han sido claramente contrarios a los contrapesos democráticos, la señal de nombrar a alguien tan cercana y leal al mandatario López Obrador es preocupante.

@CarlosLoret