Foto: Marco Medina
Los trabajadores de Servicios Primarios tuvieron una jornada agitada

Tras la algarabía del desfile cívico-deportivo-militar por el 109 aniversario de la Revolución Mexicana, alguien tenía que limpiar la basura que dejó la concentración de unos 5 mil participantes y unos 20 mil ciudadanos que se reunieron para observarlo.

Alejandro Hassaf, director de Servicios Públicos, precisó que esta labor de levantar todos los desechos producidos en una actividad cómo esta, correspondió ayer a una cuadrilla de 40 trabajadores con sus respectivos equipos manuales, apoyados por una barredora mecánica, una pipa de agua y un camión recolector.

Bolsas papitas, envases de agua, de refresco, papeles, globos, confeti y excremento de caballo fueron recogidos por las cuadrillas.

La finalidad fue el dejar “como si nada hubiera pasado” la ruta por la que se desarrolló el desfile, que fue de Francisco Coss a Periférico Luis Echeverría a lo largo del V. Carranza.

Hassaf aclaró que por cuestiones de seguridad, los botes de basura son retirados, por lo que le gente opta por tirar en el piso los desechos.

“Pero para eso está la gente, para recoger acabando todo el desfile”, expresó el funcionario municipal.

Añadió que debido a que en el asueto (que fue el lunes 18 de noviembre) ya se les pagó el día festivo, las actividades de ayer se pagan de manera normal.