Alimentos. El uso de maíz transgénico es habitual en el país, aunque en su mayoría es importado.
Resolución abre la puerta al cultivo, aunque de venderlo no se dijo nada

La Alianza Protransgénicos consideró positiva la resolución de levantar la suspensión de otorgamiento de permisos para siembras experimentales y en programa piloto de maíz transgénico, pero se sigue perdiendo tiempo en el tema de la comercialización.

El vicepresidente de la Asociación Protransgénicos (APT), Mario Valdés, dijo que lamentablemente se está perdiendo tiempo para que México pueda producir una cantidad mayor de alimentos; sin embargo, de entrada la aprobación del Segundo Tribunal Unitario en materia Civil y Administrativa del Primer Circuito, permitirá demostrar que este tipo de semillas se puede utilizar en nuestro país sin ningún riesgo.

Aunque en el pasado, antes de que se suspendieran las pruebas, ya se habían realizado algunas en la Laguna, así como en Tamaulipas, Sinaloa y otros estados, donde se demostraron las bondades de los diferentes híbridos.
En el caso de La Laguna, esas pruebas se llevaron a cabo con la UAAAN y se obtuvo un 18% más de rendimiento y disminuyó 12% el consumo de agua en este tipo de cultivos; por lo que esperan que en el futuro se logre con el maíz, lo que hoy se ha logrado con el algodón transgénico.

Actualmente en La Laguna todo el algodón que se siembra es transgénico y su producción depende del precio que tiene el producto.

En 2015 fueron sembradas entre 18 y 20 mil hectáreas de algodón, mientas que este año apenas se están sacando los permisos de siembra, aunque una desventaja es que el precio viene bajo en comparación a lo que fue el año pasado. (El año pasado se ubico en 80 centavos el quintal y este año va en 42).

SITUACIÓN PARADÓJICA
En el caso del maíz, Mario Valdés comentó que una situación que enfrenta México es que una tercera parte de lo que  consume es importado (12 mil toneladas) y de este último, añadió que el 95% debe ser transgénico y entra a la cadena alimenticia tanto de animales como humanos, así como a la industria.

Indicó que son muchas las empresas que están esperando que se autorice en México la comercialización del maíz transgénico, así como investigadores mexicanos que trabajan en el tema de tecnología, pero por la suspensión que se había aplicado, habían dejado de trabajar en ello o mejor se iban a trabajar a otros países.

El dato
> Una vez que entre en vigor la resolución, buscarán la forma de ver diferentes variedades de maíz transgénico para elegir las que se adaptan mejor.