Foto: Especial
La mujer tiene la intención de acudir a la Fiscalía de Nueva York para "informar que está dispuesta a cooperar con la investigación" abierta contra Cuomo por varios supuestos casos de acoso

Sherry Vill, la novena mujer que acusa al gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, de acoso sexual, señaló que el político estadounidense la besó de forma inapropiada en 2017.

La mujer, de 55 años, afirmó que Cuomo le agarró la cara y le besó en las mejillas frente a su casa hace ya cuatro años. “Sé cuál es la diferencia entre un gesto inocente y uno sexual”, dijo durante una rueda de prensa.

“Me sentí profundamente incómoda, igual que el día que vino a mi casa. Sus acciones tenían un alto componente sexual, eran muy inapropiadas y suponían una falta de respeto hacia mi persona y mi familia”, mencionó.

Vill acusó así a Cuomo de haber dicho que era guapa y “actuar como si estuvieran flirteando”, de una forma “que estaba totalmente fuera de lugar”, según informaciones de la cadena Fox News. Vill estaba entonces casada, tal y como ha explicado su abogada, Gloria Allred.

“Durante años quiso denunciar lo que le hizo el gobernador, pero algunos miembros de su familia le dijeron que no lo hiciera porque la querían proteger y creían que Cuomo podría tomar represalias contra ella y su familia”, dijo Allred.

Así, especificó que tiene intención de dirigirse a la Fiscalía de Nueva York para “informar que está dispuesta a cooperar con la investigación” abierta contra Cuomo por varios supuestos casos de acoso.

Foto: Especial

La abogada de Cuomo, Rita Glavin, lo defendió y manifestó que suele “abrazar y besar a la gente como una señal para hacer que se sientan arropados”. En este sentido, enseñó una serie de imágenes similares e las que aparece Cuomo interactuando con residentes de Nueva York.

“En momentos de crisis, el gobernador a menudo a busca dar apoyo a los neoyorquinos con besos y abrazos”, dijo antes de matizar que “lo hace tanto con hombres como con mujeres”.

Ya son nueve las mujeres que han acusado a Cuomo de acosarlas sexualmente en los últimos meses, lo que ha provocado una ola de indignación dentro del Partido Demócrata. El gobernador, sin embargo, se ha negado a dimitir desde que comenzaron a hacerse públicas las acusaciones en su contra.