Foto: Archivo

1.- Yo no soy un columnista jodido. Tampoco soy un conductor de televisión o un actor jodido. ¿Y usted? ¿Es una persona jodida? ¡Por supuesto que no! Entonces ¿por qué hubo tantos ofendidos con la declaración que la nicaragüense Martha Debayle hizo en una entrevista reciente? “"Esto es probablemente lo más fuerte que te voy a decir: yo no hago radio para gente jodida, Martha Debayle Home no es para gente jodida... las revistas que hacemos no son para gente jodida...” dijo la mujer en un momento dado de la entrevista en video que circula intensamente por redes sociales.

2.- Hay dos vertientes principales por las cuales podemos analizar la indignación que Martha provocó en miles y miles de personas. En primerísimo lugar, muchas de las personas que se ofendieron por esta declaración, se sintieron así porque los principales medios de comunicación que la distribuyeron intensamente ¡la sacaron completamente de contexto! Leída tal como la he reproducido unos renglones más arriba, pudiera entenderse como la expresión más pulida de una persona intolerante y clasista. Pero ahora permítame preguntarle a usted ¿escuchó la entrevista completa? ¿O se quedó simplemente con la frase solitaria que se coló por todos lados igual que se cuela la humedad?

3.- Lea usted ahora lo que Martha Debayle declaró inmediatamente después de la satanizada frase: “¿Qué quiero decir con esto?, que creo tendemos a subestimar la inteligencia del consumidor mexicano, en la tele, en la radio, en las revistas...Nosotros en la compañía hacemos todo lo que hacemos para gente de primera, y eso no tiene nada que ver con el nivel socioeconómico ni con el nivel psicodemográfico, ni con dónde viven o cuánto ganan. Todo el mundo en este país merece saber que su umbral de merecimiento es mucho más grande de lo que creen, aunque nunca nadie se los diga” Ahora bien, a mi no me crea la transcripción, vaya a You Tube y escúchela usted mismo.

4.- La otra línea de análisis sobre esta “nota-escándalo” tiene que ver con los eternos complejos de inferioridad que tenemos los mexicanos. Como lo dije al inicio, ni usted ni yo somos personas jodidas entonces ¿para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo? Si Martha dice “yo no trabajo para jodidos, tontos, inútiles, ridículos” o lo que a usted se le ocurra ¿por qué habríamos de ofendernos si ninguno de esos adjetivos nos describe? Quizá a todos aquellos que brincaron como panteras iracundas les ha molestado desde siempre el trabajo, la presencia o la actitud de Martha Debayle y en esa frase encontraron el pretexto perfecto para acabar con ella.

5.- Seamos sinceros. Marta Emelina Debayle Alaniz, nombre completo de la conductora y empresaria  nacida en Managua, Nicaragua y residente de la Ciudad de México desde los 12 años de edad, ha proyectado desde hace décadas la imagen de una mujer educada, sofisticada y de mundo. De piel pálida, abundante cabellera negra que no a todas luce como a ella, un rostro armónico y exquisito buen gusto para vestir, Martha siempre llama la atención de propios y extraños. Quizá sea justamente eso lo que hace que a la mayoría resulte desagradable el hecho de que ella haga declaraciones que puedan interpretarse como clasistas.
6.- Sacar de contexto una declaración es lo más fácil del mundo. Pongamos un ejemplo. ¿Qué tal si yo mismo hago en este espacio una declaración que pueda ser editada y distribuída con malas intenciones? Yo pudiera declarar que “Héctor Ugarte, vocalista de Mercurio, en intenso romance con un muchacho tapatío, se divorció de su esposa, con quien tiene dos hijas, hace muchos años y tiempo después volvío a encontrar el amor en alguien de su mismo sexo.” Esta frase es cierta de principio a fin. Sin embargo si alguien me cita cortando esta declaración hasta la palabra “hijas”, pudiera parecer que la razón por la que la mujer de Héctor tramitó el divorcio es porque su esposo le fue infiel con un varón.

7.-Volviendo a Martha Debayle ¿sabe usted qué creo yo al final del día? Que la mujer es muy inteligente y conoce perfectamente todas las debilidades y complejos que tenemos los mexicanos y los aprovechó a su favor. A pocos días de lanzar una línea de productos a su nombre en una famosa tienda departamental y con una interesante presencia en internet, Debayle bien pudo haber decidido tomar el riesgo de convertirse en tendencia nacional por medio de declaraciones incendiarias y así tener toneladas de publicidad gratis. Si esto es lo que ella originalmente planeó ¡qué bien le salió el numerito!

“Si Martha dice “yo no trabajo para jodidos, tontos, inútiles, ridículos” o lo que a usted se le ocurra ¿por qué habríamos de ofendernos si ninguno de estos adjetivos nos describe?”

 ¿Qué opina de Martha y sus declaraciones? Búsqueme en Twitter y deje su comentario: @felixrivera333