¿Ser padre, hijo o hermano de una víctima de la violencia criminal te da una calidad moral distinta? Sin duda. Porque ese dolor inenarrable e incompatible lacera tu corazón e inteligencia para siempre.

Por si hay alguna duda, habla Adrián LeBaron: “Yo no pude contar los de mi hija ni de mis nietos, porque los encontré hechos cenizas. Por eso no te puedo decir cuántos balazos le penetraron a mi hija o a mis nietos”.

“Quiero peticionarle al mundo, no a Estados Unidos, que le ponga un nombre al acto en el cual fueron asesinados y quemados mis hijos y mis seres queridos. Hubo 17 acribillados. ¿Qué nombre se le pone a eso? Si es incorrecto llamarle terrorismo; por favor ayúdenme a definirlo. Yo le necesito decir a mi esposa, a mis hijos y a mis nietos qué nombre le ponemos a ese acto”.

Por eso, la voz preñada de dolor de LeBaron es la misma de muchas víctimas no escuchadas por el Estado mexicano desde diciembre de 2006, cuando Felipe Calderón inició la guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado, hasta la fecha.

La diferencia esencial entre esa voz y el resto, es una: las 3 mujeres y los 6 niños LeBaron tenían doble nacionalidad mexicana y estadounidense. Por eso, mientras AMLO dice; “no contestaré -como los neoliberales de antes- violencia con violencia”; su otro presidente Trump, amaga con intervenir militarmente México para defender a sus conciudadanos de los narco terroristas.

Ante esa situación, la mezquindad bajuna de muchos simpatizantes de AMLO los impulsó a tuitear y fabricar con bots estos “trending topics”: #LeBaronTraidoresDeLaPatria y #LeBaronFueradeMexico.

Pero la familia Le Barón les respondió: “la realidad es que la seguridad, la libertad y las oportunidades económicas han sido secuestrados por la violencia y la brutalidad de los cárteles…si nosotros los ciudadanos no exigimos la justicia ahora, no quedará patria que vender”.

Por eso, “#YoConLeBaron” y su calidad moral como víctimas que nos representa a todos, para exigir a AMLO una alternativa a los “abrazos no balazos” y la intervención militar trumpiana.

@Canekvin