ZAPAL
La segunda edición del festival saltillense se vivió entre lluvia, mucha música, un temazcal, food trucks y un atardecer del recuerdo. Molotov cerró, pero fue Panteón Rococó quien se encargó de prender al público