INTERNET
El griego había iniciado con paso arrollador el partido, con un drop shot e imprecisiones de Zverev que le dieron fácilmente el primer game

CDMX.- En la mitología griega, la Diosa Fortuna no era sino la alegoría de una rueda de la fortuna. Y aunque Stefanos Tsitsipas ya paladeaba las mieles de la victoria, la suerte le dio la espalda en el peor momento, Alexander Zverev remontó un 0-3 adverso en el primer set para no volver a mirar hacia atrás y conquistar el título número 14 de su vida y primero en Acapulco después de cuatro años consecutivos intentándolo.

El alemán de 23 años se impuso en dos sets corridos por doble 6-4 para llevarse el Guaje de Plata de campeón del Abierto Mexicano de Tenis. Lo logró en 2 horas y 17 minutos de juego y apoyado en un 77 por ciento de efectividad en los pintos ganados en el primer servicio, además de salvar tres puntos de break claves. No sin pasar inadvertidas dos dobles faltas cruciales del griego.

El griego había iniciado con paso arrollador el partido, con un drop shot e imprecisiones de Zverev que le dieron fácilmente el primer game y parecía predestinado por los Dioses del Olimpo para surcar su camino triunfal. El quinto mejor tenista del planeta tuvo bolas de quiebre en el segundo game y le quebró al germano a la primera, aprovechando el momentum.

El ateniense obligaba a Zverev a jugar muy atrás y así sacó provecho de la poca velocidad del germano, algo propicio para recetarle la misma dosis de drop shots que Musetti le dio en Semifinales y vaya que le aprendió bien. Y es que la suerte definitivamente no estaba del lado del de Hamburgo, no en el comienzo, que en una dejadita, la pelota alcanzó a rozar la red y le facilitó al de Atenas contestar el tiro y confirmar el quiebre.