AGENCIAS
Dujiangyan, China.- Desde el corazón de Pekín hasta el devastado suroeste del país, China observó este lunes tres minutos de silencio que dieron comienzo a tres días de duelo nacional por las víctimas del sismo, cuyo número asciende ya a 71 mil entre muertos, desaparecidos y sepultados.
A las 14:28 horas, tiempo local, hora en que hace una semana se registró el devastador terremoto, sonaron las sirenas de todo el país marcando una pausa en la frenética actividad de las grandes ciudades.

En Pekín, varios miles de personas, muchas de ellas vestidas de negro, se congregaron en la plaza Tiananmen enarbolando banderas y coreando eslóganes de apoyo a las víctimas, mientras se paralizaban los intercambios en la Bolsa.

En la ciudad de Dijiangyan, devastada por el sismo, 60 familiares de niños que murieron pusieron velas e incienso ante las ruinas de una de las miles de escuelas derrumbadas.
Una mujer que perdió a sus dos hijas, Qiqi y Jiajia, lloraba ante los restos del colegio. "Esto es insoportable", se lamentaba.

Poco antes, en la plaza de Tiananmen, soldados chinos habían izado la bandera nacional para dejarla después a media asta, según imágenes transmitidas por la televisión.
También se paralizó la bolsa de Hong Kong, mientras los jugadores en los casinos de Macau congelaban las apuestas en las mesas.

El duelo oficial llega en momentos en que los esfuerzos de socorro se ven dificultados por las réplicas del terremoto y los deslizamientos de tierra, que en los últimos tres días sepultaron a más de 200 socorristas.

El máximo responsable político de la provincia de Sichuan (suroeste), Liu Qibao, anunció un nuevo balance sólo para esa región, la más afectada, que incluye 32 mil 173 muertos confirmados, 9 mil 509 sepultados bajo los escombros y 29 mil 418 desaparecidos.

Según el viceministro chino de Industria y Tecnología de la Información, Xi Guohua, un total de 14 mil 207 empresas de Sichuan, perdieron a mil 387 de sus empleados y sufrieron pérdidas por valor de 67 mil millones de yuanes (9 mil 600 millones de dólares). Por su parte, un diario económico estatal informó que se prevé que el sismo reduzca en 0.2 por ciento el crecimiento chino en 2008.

La catástrofe despertó una ola de emoción en este país de mil 300 millones personas, miles de las cuales se ofrecieron voluntarias para las tareas de socorro o para hacerse cargo de los niños que quedaron huérfanos.

Determinar el número de huérfanos es imposible por el momento, precisó Li Yahui, del programa chino de la ONG británica Save The Children, pero se teme que sea muy elevado.