Notimex
Chetumal.- El huracán "Dean" causó daños por más de dos mil millones de pesos en diversos rubros estructurales y económicos de la entidad, según el balance de los subcomités conformados por distintas dependencias ante la emergencia.
En un informe dado a conocer al Fondo de Desastres Naturales (Fonden), se señaló que el fenómeno arrojó pérdidas totales por dos mil 48 millones, 411 mil 899 pesos.

La cantidad, inferior a la correspondiente por los daños de ocasionados por "Wilma" en octubre de 2005, corresponde a rubros como infraestructura hidráulica, educativa, carretera, de salud, urbana y forestal.

De acuerdo con el gobierno estatal, el monto se da a manera de cumplimiento del plazo existente para que esos subcomités lo proporcionaran al Fonden que los cubrirá en dos conceptos en coordinación con el ejecutivo estatal y los municipios afectados.

De tal forma, los subcomités, conformados por las distintas dependencias y encabezados por el titular de la Secretaría de Planeación y Desarrollo (Seplader), José Alberto Alonso Ovando, determinaron el monto final referido aplicable a los rubros citados.

Un primer balance arrojó que los daños registrados en esas áreas ascendieron a mil 389 millones 54 mil 790 pesos.

De esta cifra, el funcionario estatal detalló que la federación la cubrirá al 62 por ciento y el resto es decir, el 38 por ciento, será absorbida por el estado o los municipios involucrados.

De manera adicional, en una segunda partida o exhibición, el gobierno federal cubrirá al 100 por ciento el resto total de los daños con una cifra que asciende a 659 millones 357 mil 109 pesos, que suman los dos mil 048 millones 411 mil 899 pesos.

En este sentido, las afectaciones a la infraestructura federal, de acuerdo con la evaluación de los daños en sectores como el de infraestructura carretera y transporte, dieron un saldo de 54 millones 693 mil pesos.

También los de infraestructura hidroagrícola, por 25 millones 761 mil 750 pesos; infraestructura educativa, 33 millones 365 mil 248 pesos; área naturales protegidas, cuatro millones 120 mil 83 pesos; zonas costeras, 363 millones 507 mil 600 pesos e, infraestructura Naval, 177 millones 909 mil 428 pesos.

Por principio de cuentas y tras la firma de la solicitud de esos recursos a la federación, se solicitó el 50 por ciento de la de la cantidad total para comenzar con las labores de reestructuración de carreteras y caminos, principalmente.

El documento ya fue remitido a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y en el mismo se informa de la insuficiencia de recursos para atender los daños ocasionados por la contingencia de la que ya se cumplieron 14 días.

Asimismo, a través de este documento, el Gobierno del Estado solicitó a diversas instancias del gobierno federal apoyos adicionales con cargo al patrimonio del Fideicomiso Fonden.

De igual manera, el estado hizo ya entrega al representante de la Secretaría de Gobernación (Segob), José Jaime Pérez González, la solicitud de Declaratoria de Desastre Natural para los ocho municipios de Quintana Roo, y con base en ello, se definirá si se accederá a estos recursos.

También se entregó una petición de un anticipo de recursos a la Secretaría de Educación Pública (SEP), para que, a su vez, haga la petición formal a las aseguradoras para resarcir los daños a la infraestructura educativa (levantamiento de bardas).

A diferencia de "Dean" que si bien causó daños no devastó a la entidad y a su motor económico, "Wilma" sí se constituyó como el agente destructivo más fuerte que ha enfrentado el estado en sus poco más de 30 años de existencia como tal.

En octubre de 2005, "Wilma" golpeó en categoría 4 al estado, comenzando por el norte en la isla de Cozumel y terminando en la de Holbox, pasando por Cancún y la Riviera Maya, donde se encuentran los principales receptores de turismo de playa del país.

Tan sólo en Cancún, los daños ascendieron a miles de millones de dólares por afectaciones a la infraestructura turística, el abandono de visitantes por varias semanas, la desaparición de playas.

Adicionalmente, figuraron los daños en la Riviera Maya y en Cozumel, donde se registró la destrucción de muelles de cruceros, principales receptores de ese tipo de turismo en el país con pérdidas también millonarias.